Novedades Carminha – Juventud infinita

a0828166537_10

Cuando yo era un chavalito de 13 años, en mi instituto había que retratarse: o eras de Duncan Dhu o eras de Siniestro Total. No valían medias tintas: o cantabas “tus miradas donde irán” o cantabas “Ayatollah no me toques la pirola”. La vida era sencilla en aquellos días.

El equivalente en este 2014 quizá sea la siguiente disyuntiva: o eres de Band à part o eres de Novedades Carminha. Claro que yo ya no tengo 13 años, y ahora sé que no hay que quedarse solo con uno. Y aún así, yo lo tengo claro: yo soy de Novedades Carminha. Porque es cierto, han pasado 30 años; pero es que la juventud es infinita.

No llevábamos ni un par de escuchas completas al tercer disco de Novedades Carminha y ya estábamos convencidos: era el disco del año. Mis hijos y yo, me refiero. Y eso que ellos no pueden cantar las letras enteras, que están llenas de palabrotas. Pero se las arreglan y hacen suyos himnos como “Non quito o chandal” o “Antigua pero moderna”. Y mientras yo disfruto con decenas de frases lapidarias, verdades como puños, que en su brevedad y concisión demuestran su sabiduría: “O follamos todos o me tiro al río, donde están mis amigas cuando las necesito”; “te vistes de abuela y bailas psicodelia”; “desde que eres indie te noto apagada”…

Si en los ochenta eras de Siniestro total, Novedades Carminha son tu grupo; si en aquel momento eras de Duncan Dhu, date cuenta de que has crecido y lucha contra las canas con esta “Juventud infinita”.

Outfit – Thank God I Was Dreaming

Outift-thank-god-dreaming

No sé explicar muy bien qué es lo que tiene este video, que me gusta tanto. Quizá sea la naturalidad con la que la intérprete de lengua de signos transmite e interpreta la canción, añadiendo a sus gestos un movimiento enormemente suave que acompaña al ritmo de la canción. Quizá sea la combinación inexplicable de tonos azules y rojos, quizá sean sus planos largamente fijos dividiendo la imagen en cuatro partes. Quizá sea simplemente la tranquila elegancia de la canción, una preciosidad de soft pop electrónico que maravilla a la primera escucha.

Quizá sea lo cotidiano de todo ello, y a la vez lo extraño que resulta.

Dum dum girls – Rimbaud eyes

dum-Frazer-Harrison

Seguramente ya no queden modernillos dispuestos a reivindicar a Dum Dum girls, solo 4 años después de su debut en largo en Sub Pop y después de que la línea Echo & The Bunnymen – Blondie – Transvision vamp perdiera la supremacía mundial en las discos indies. Seguramente ya habremos tenido bastantes grupos de chicas de guitarras contundentes, melenas rubias e himnos pop entre las fresas y las drogas.

Pero un buen estribillo siempre es un buen estribillo, y cuando funciona funciona, y hay que rendirse. Y este “Rimbaud eyes” funciona. Y aunque sabemos que ahora la autenticidad está en Frankie Rose y que su nuevo “Too true” no será una joya de nuestras discotecas, esta canción debería de estar en los favs de Spotify de cualquiera que ponga música en un local de copas (y que huya de lo latino, claro).

Ginnels – A country life

a3808798329_10

Suenan los primeros compases de “My god!”, la canción que abre este “A country life”, y en un microsegundo te vienen a la mente los nombres más grandes de la historia del pop: Beatles, Kinks, Teenage funclub, Go-betweens, Byrds… Ellos añaden otro nombre, quizá menos obvio, pero simplemente por menos conocido: The feelies. Eso son los Ginnels.

Así que hechas las presentaciones no queda otra cosa que disfrutar. Disfrutar del pop bien hecho, en este caso con un puntito más de velocidad, con una pizca más de saltarina festividad. Disfrutar de canciones enormes como “Car’s parked”, “God bothered”, “Not what you think” o la propia “A country life”. Disfrutar de guitarras pop, de coros y voces, de sedosas melodías y de estribillos inolvidables. Disfrutar del pop, simplemente, y dejarse llevar.

“A country life” es el tercer disco del grupo. La portada es un cuadro del pintor holandés del siglo XVII Jan Both. Ellos son irlandeses pero edita el sello madrileño Tenorio Cotobade. Tenorio es una parroquia del concello de Cotobade, en la provincia de Pontevedra. En Cotobade hay una playa fluvial que está muy bien. Ginnel significa callejón. Los Ginnels estuvieron en el último Madrid PopFest. Todo ello, datos de escaso interés que voy recopilando mientras suena el magnífico pop de “A country life”.

Raleigh Ritchie – Stronger than ever

got-game-of-thrones-34504179-500-281

Es obvio que Raleigh Ritchie (cuyo verdadero nombre es Jacob Anderson) es un personaje popular, mainstream incluso. Es Grey Worm en Juego de Tronos, publica en Columbia y ha llegado a ser número 30 de las listas británicas con este “Stronger than ever”. Es obvio, por tanto, que él (y su compañía) tienen pasta para invertir en un video basado en un efecto visual espectacular y que muchos otros grupos no pueden ni siquiera soñar con ello.

Pero no es más cierto que debajo de ese efecto visual hay una magnífica idea, y no es menos cierto que, además, la idea funciona. Porque pocas veces he visto un video que consiga de una forma tan efectiva provocar lo que desea: un mal rollo que te cagas.

Porque según vas viendo cómo el viento arrastra al pobre chaval mientras él no puede hacer nada por evitarlo, te empieza a entrar una angustia de tamaño descomunal, contra la que no puedes luchar. Sientes como tuya la incomodidad de tener encima una ventolera que mueve tus ropas, tus carnes y todo lo que tocas, no puedes respirar porque siempre entra demasiado aire. Y sabes que es irremediable, y él sabe que es irremediable, que se lo va a llevar el vendaval, y algo peor: que se lo va a llevar a él solo, y que él se da cuenta de ello. No hay nada más angustioso.

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.