Kathryn Joseph – From when i wake the want is

Repasando escuchas del año pasado acabo de llegar a esta hermosísima canción, publicada a mediados de 2018 por Rock Action (casa primigenia de Mogwai), cuya autora es Kathryn Joseph, cantante y escritora escocesa con un par de discos editados hasta la fecha.

La canción es preciosa y emocionante hasta el último segundo. El video muestra un montón de piel, a veces muy de cerca, de una manera muy elegante y llena de ternura, aunque al final nos guarda una sorpresa. Está dirigido por el director Tim Courtney, paisano de Kathryn y director de varios cortos, uno de ellos, “My lonelyness is killing me”, ha ganado el BAFTA escocés  al mejor corto en 2018.

 

Cherry glazer – Juicy socks

Una de las canciones que despistamos durante el 2018 fue la presentación de lo que acabará siendo el cuarto disco de Cherry glazer, el segundo para Secretly Canadian. “Juicy socks” llegaba a Youtube en Abril de 2018, haciéndonos disfrutar a rabiar a todos los amantes nostálgicos de todo lo que huele a años noventa. Estética, colores, iluminación, el aspecto desaliñado y petardo de Clementine Creevy, el estribillo pizpireto y decandente, esa sexualidad que te mira de reojo… un montón de elementos elevadamente disfrutables que hacen que esperemos con avidez la llegada de “Stuffed & ready”, un disco que promete darnos gustito en 2019.

 

Basanta – Inferis

Dediqué buena parte del primero de enero a escuchar algunas de las típicas listas de lo mejor del año que iban apareciendo en mi timeline de Twitter. Y la verdad es que fue un tiempo bien empleado, durante el que me llevé algunas sorpresas, tanto discos que no me enteré de que habían salido como canciones que bien merecieron atención en su momento.

Entre ellas, este disco de Basanta, grupo que se autositúa en Vigo y del que no había oído hablar. Su disco “Colorama” se editó en abril de 2018, bajo la producción de Paco Loco, aparentemente autoeditado, ya que lleva el sello de su agencia de management C4Music. Habrá que escucharlo con más calma, pero la canción que sirvió de adelanto, “Inferis”, llamó poderosamente mi atención esa tarde de repasar listas. Una canción espectacular de pop psicodélico con áspero aroma a Tame Impala, acompañada de un impresionante video lleno de esoterismo, magia negra, culto satánico y horas de ver “Eyes wide shut” de Kubrick.

Aprieta las cuerdas hasta que te duela y siente el veneno que alimenta a las hienas.

 

Papaya – ¡Ay, mujer!

Papaya, el proyecto de Yanara Espinoza, lleva ya varios trabajos editados en Jabalina dando forma a un crisol de sonidos y músicas difícil de clasificar, y cuyo punto culminante es el disco de 2015 “No me quiero enamorar”. Para todos estos trabajos se ha hecho acompañar de distintos músicos de otros proyectos del indie madrileño, como Violeta Vil (el otro grupo en el que participa Yanara), Jonston, Cineplexx, etc.

Tras la vorágine y el desarrollo de “No me quiero enamorar”, Papaya vuelven con un single en la colección Singularidades del sello Jabalina, con esta magnífica canción como título principal y estandarte. Una canción que tanto nos suena a los proyectos más extravagantes que hemos podido oir en el siglo XXI como a las canciones más libertarias de los años 30. Como Kikí D’Akí reinterpretando el ¡Ay Carmela!

Su inquietante video consigue el segundo pleno del año. Extrañas imágenes (en blanco y negro) que narran una historia de tristeza y tragedia, llenas de costumbrismo y visiones erótico-religiosas delicadamente desconcertantes. Una preciosidad.

Born ruffians – Miss you

El primer pleno del año se lo lleva esta canción de los canadienses (¿qué nos pasa últimamente con Canadá?) Born ruffians. Primero, porque esta “Miss you”, adelanto de lo que va a ser su nuevo disco “Uncle, Duke & The Chief”, es una emocionante canción que trae un ligero recuerdo a grandes himnos de los años 60 (podría encajar perfectamente en la banda sonora de “Good morning Vietnam”). Segundo, porque el video que la acompaña es de lo más divertido, con ese no oculto homenaje a “O Brother!”, con el grupo cantando en un histérico coro en primer plano, con ese viaje interior guiados por un mini Jack Skeleton hacia la propia juventud de los músicos, y con esa inexplicable alegoría de correr para recuperar un espantapájaros que no espanta. Nominados para canción del año y para video del año en una sola tacada.

Anteriores Entradas antiguas