¡Feliz Año 2020!

Hay que empezar el año con una buena canción.

 

The Divine Comedy – Queuejumper

Sinceramente, me habría gustado poder escribir algo muy distinto del décimocuarto disco de la banda de Neil Hannon, “Office politics”, pero no he sido capaz de sacarle nada más positivo que esta saltarina y ácida comedia que es “Queuejumper”. Publicada a mediados de abril como avance del disco, el video (intencionadamente noventero) y la cínica crítica que se esconde en la letra, es de lo poco interesante que se esconde en el último trabajo de la banda. A ver si el siguiente…

 

Sacred Paws – Brush Yr Hair

No recuerdo muy bien cómo me llegó este video, creo que con algún avance del disco que sacaron este año para Merge, avance que no me gustó demasiado, pero a través del cual acabé llegando a esta actuación en directo llena de frescura y vitalidad.

El grupo se llama Sacred paws y son escoceses, procedentes de Glasgow. En realidad el núcleo del grupo son Rachel Aggs y Eilidh Rodgers. Su primer disco salió en Rock Action en 2017, titulado “Strike a match”, y en este 2019 estrenan su segundo disco.

El video está grabado en el Green Man Festival (Gales) de 2018.

 

1100 entradas

Y al final, ni siquiera hemos tenido que acabar el año para llegar a las 1100 entradas. El siguiente paso desde la entrada número 1000, que celebrábamos en Febrero, nos ha llevado pocos meses debido al compromiso de querer añadir una entrada diaria durante este 2019. No lo hemos conseguido “en tiempo real”, pero seguiremos intentando llenar los 365 días de nuevos minutos Octopus.

Para esta nueva celebración vamos a seguir con la temática que planteábamos en la entrada 1000. Y si en aquella ocasión era Fernando F. Rego el que nos enviaba el fichero con nuestro número 0 escaneado, para esta ocasión y las siguientes contamos con la inolvidable ayuda de otro amigo, Berto García, amigo y paisano de nuestro adorado Ogrove. Este amigo nos sorprendía hace pocos meses con la noticia de que había creado una pequeña página en la que había colgado los digitales de casi todos nuestros números. No tenía el 0, que lo subimos gracias a Fernando, no tenía el 1, que prometemos escanear y publicar lo antes posible, y le faltan también los números publicados en formato LP, que intentaremos subir en algún momento.

Así que para este número 1100 tiramos de nuestro número 2, titulado “Ciencia fricción EP”. Publicado en 1996, continúa la estética de single de todos los primeros números y profundiza en la idea visual que estábamos buscando: imágenes de comic, extractos de revistas y cosas diversas y realización maquetera a base de imprimir, cortar y pegar.

En el apartado de contenidos, también la misma línea: variado en temáticas y estilos. En este número mezclamos, como fideos en la sopa, un montón de pequeños trozos y comentarios a vuela pluma de la mente más retorcida del fanzine: Ínfimus. Duplicando esfuerzos, además, con otro seudónimo más. Aportando material más espeso, entrevistas con Korosi Dansas y Rebelde Rojito, artículos sobre Velvet Underground, Bob Dylan, Violent femmes, Gene, pop sueco, música negra, etc. Nuestra habitual sección de discos (vaya joyas aquí: el “Harmacy”, el “Coming up”, el “Compito”), y un montón de cosas salpicadas por el medio como era marca de la casa.

Curiosamente, aparecen un montón de escritores invitados, algunos que ni siquiera recuerdo. Creo que, con dos números ya en nuestra historia, alguna gente de fuera nos había enviado escritos y colaboraciones por correo, lo cual, visto ahora, me parece admirable e inexplicable a partes iguales.

Aquí podéis descargarlo y montarlo también, aunque este os dará un poco más de trabajo.

Fanzine El Jardín de Octopus número 2

También, lógicamente, podeis conectaros a la página de nuestro amigo Berto y descargar el resto de los ejemplares que hay subidos. Por si os entra la prisa. Si no, esperad a la entrada número 1200 y ya lo ponemos nosotros.

 

Plastic mermaids – Suddenly everyone explodes

Plastic mermaids son un quinteto británico, que ha publicado ya un buen puñado de singles desde el año 2014 y que hace unos días presentaba su disco de debut, “Suddenly everyone explodes”, en el sello Sunday Best Recordings. Un disco en el que el grupo se presenta en un punto a medio camino entre una versión androide de Flaming Lips y una versión selvática de Mercury Rev y que les coloca como uno de los nombres más sorprendentes del año.

El disco se apoya en la ENORME “Floating in a vacuum”, que ya fue protagonista en el Octopus como una de las canciones del año. A ésta la arropan un buen puñado de experimentos de pura psicodelia años 2000, como la grandiosa y ampulosa “1996”, la rockera “I still like Kelis”, de estilo Yo la tengo, la esplendorosa “Ooh” o las dos que cierran el disco, “Taxonomy” y “Luluili”, que empiezan robóticas y frías y que acaban explotando en una fiesta screamadélica y beatleiana maravillosa.

Si pensábais que de la Isla de Wight no salían más que piedras y gaviotas, estábais equivocados: también viven allí irisadas sirenas de plástico.

 

Anteriores Entradas antiguas