Born ruffians – Miss you

El primer pleno del año se lo lleva esta canción de los canadienses (¿qué nos pasa últimamente con Canadá?) Born ruffians. Primero, porque esta “Miss you”, adelanto de lo que va a ser su nuevo disco “Uncle, Duke & The Chief”, es una emocionante canción que trae un ligero recuerdo a grandes himnos de los años 60 (podría encajar perfectamente en la banda sonora de “Good morning Vietnam”). Segundo, porque el video que la acompaña es de lo más divertido, con ese no oculto homenaje a “O Brother!”, con el grupo cantando en un histérico coro en primer plano, con ese viaje interior guiados por un mini Jack Skeleton hacia la propia juventud de los músicos, y con esa inexplicable alegoría de correr para recuperar un espantapájaros que no espanta. Nominados para canción del año y para video del año en una sola tacada.

Anuncios

Tune-Yards – I can feel yoou creep into my private life

Ya hemos comentado más de una vez que Merrill Garbus y su proyecto Tune-Yards son uno de nuestros grupos preferidos en la actualidad. Lo son desde que las vimos tocar en el cartel de Voces Femeninas organizado por Sinsal Audio, en el que dieron un concierto emocionante y vibrante a más no poder, que nos llevó a devorar su ultraconocido “Nikki Nack”, de 2014.

Al final del año pasado ya avanzaron algunas canciones de lo que iba a ser este “I can feel you creep into my private life”, uno de los grandes discos editados en lo que llevamos de año. Y una vez que hemos podido escucharlo entero, las expectativas se han cumplido con creces.

Una alucinante colección de estridencias, cada una de ellas con distintos toques para darle color: algunas con toque soul, otras con vistas a Talking heads, otras con aroma a Prince, otras con aroma a Björk, otras con toques más funk y otras con influencias africanas. Estridencias de distintos orígenes y de distintos colores, que llevan al disfrute a través de espasmódicos movimientos del cuerpo y de la mente. Alucinaciones como “Heart attack”, “ACB123” o “Look at your hands” son ya himnos en nuestra colección particular.

Texxcoco – Velvet Love

Texxcoco, banda de origen canario que ha conquistado en muy poco tiempo un lugar en el exigente catálogo de Subterfuge, nos ha regalado esta semana uno de esos videos con piel que tanto nos gustan. En el video un grupo de chicas se da el gustazo de celebrar una fiesta en la que todas ellas disfrutan en topless de una maravillosa piscina, de comida y bebida en abudancia, de juegos, de amistad, de bodypaiting y de exaltación de sus cuerpos. El mensaje del video, “reivindicar la libertad de las mujeres para mostrar su cuerpo y denunciar el puritanismo y la hipocresía imperantes en las redes sociales más habituales que nos imponen en Europa su doble moral americana y censuran el pezón femenino pero en las que se puede publicar una foto con armas, imágenes violentas o en las que los hombres lucen sus pezones sin que sus perfiles serán eliminados.”

Como en El Jardín de Octopus no podemos estar más de acuerdo con eso, y como además “Velvet love” nos parece una enorme canción de garagepop fresco y adolescente, aquí va el video.

Wye Oak – The Louder I Call, the Faster It Runs

El dúo formado por Jenn Wasner y Andy Stack publica su quinto disco en Merge, titulado “The Louder I Call, the Faster It Runs” en Abril, y su carta de presentación no puede ser más acertada.

La canción que le da título y que sirve de avance al disco ha llegado como un misil y ha reventado con una explosión nuclear nuestros corazones. Una canción que refleja una persecución que va ganando en ritmo, en intensidad, que parece que ya casi alcanza su objetivo pero que aún necesita fuerzas para un último estirón. Una canción que va a sonar muchas veces en nuestro año 2018, y que augura un maravilloso disco. En el Jardín de Octopus, Broadcast ya tienen sus herederos.

 

Eels – The deconstruction

Cuatro años han pasado desde el último disco de Mark Oliver Everett como Eels, aunque para nosotros parece muchísimo más tiempo porque en realidad no le prestamos demasiada atención a esos discos que surgieron después de aquel “Blinking lights and other revelations” de 2005 y su parada (también de cuatro años) subsiguiente. Pero esos cuatro años se convierten en nada ante esta maravillosa balada, deliciosamente instrumentada y con la que vuelve a conseguir emocionar y dejar rastro a flor de piel.

La canción, titulada “The deconstruction”, da título al nuevo disco, que saldrá publicado en Abril de este año.

Anteriores Entradas antiguas