Perapertú – Miramar

En este 2018 pocos discos nacionales han llamado nuestra atención con la fuerza necesaria como para publicarlos. De hecho, este es el primero que reseñamos. Un nuevo acierto de El Genio equivocado (valga la contradicción), que por fin da la oportunidad a este grupo de múltiples orígenes para editar un trabajo grande a la altura de su calidad.

Si Golpes bajos no hubieran existido en la historia del pop español, “Miramar” de Perapertú podrían ocupar su lugar. Aún no tienen, lógicamente, una colección de canciones de tanto brillo como los vigueses, pero “Cezanne”, “En Dakar” o “Curare”, con ese aire Bowie tan de piel de gallina, van en el camino de conseguirlo. Fondo techno con una capa de rabia, una voz engolada que lo oscurece todo, una desviación desde Ilegales hacia el pop y una desviación de Dinarama hacia el infierno. Todo eso es este “Miramar”.

Anuncios

Dropkick – Longwave

Cuando cuatro escoceses se juntan para hacer pop, un par de meses después sabes que pueden grabar algo bueno. Cuando cuatro escoceses llevan casi veinte años juntos, sabes que lo que van a poder grabar va a ser sublime.

Dentro del ya amplio catálogo del sello Pretty Olivia Records, comandado por esa enciclopedia con patas llamada Javier Abad, es difícil escoger un disco preferido. Pero pocos podremos dudar a la hora de poner el disco del que vamos a hablar hoy, uno de los puntos culminantes del año que termina dentro de las propuestas de Pretty Olivia. La elección de la vuelta a los estudios de los hermanos Taylor, con formación renovada y con nueva voz cantante, es uno de los momentos que le da sentido al esfuerzo y al trabajo de espeleología musical del Sr. Abad. Y, sobre todo, es otro de esos discos que hay que tener, sí o sí.

Tras las tres primeras canciones ya estás derretido: guitarras perfectas, coros sublimes, estribillos sencillos y directos, melancolía, nostalgia y flordepielismo desde los mismos títulos: “Out of tune”, “I thought I was OK” y “It’s still raining”. El dedo en la llaga, se llama. Una vez encaminados en la dirección correcta, seguimos recorriendo el disco disfrutando de una leta aquí, de una más guitarrera allá, hasta llegar al punto culminante, una maravilla escandalosa titulada “Fed up thinking of you”. En ese momento llegan todos los grandes clásicos a tu casa y os ponéis a llorar de emoción (con unas pintas en la mano).

Tenéis que comprar todos los discos de Pretty Olivia, pero si andáis cortos de dinero, antes de acabar este 2018 apartad un puñado de euros para este disco. Satisfacción garantizada.

Born ruffians – Uncle, Duke & the Chief

Ya comentábamos en otra entrada lo que nos gustaba “Miss you” y lo que apuntaba sobre el disco que venía con ella. No sé si las referencias a “O Brother” solo las veo yo o si son públicas e incluso intencionadas. Pero para mí sobrevuelan todo el disco y dan conjunción a un disco que ha sido creado para sonar crudo, limpio y directo.

Un disco lleno de enormes canciones. La californiana “Forget me” abriendo el disco. La espectacular “Miss you” a continuación. “Side tracker”, más elaborada. “Fade to black”, tribal y adrenalínica, como salida del catálogo de Novedades Carminha. “Love too soon” y “Spread so thin”, soñadoras y evocadoras. “Tricky”, punk al estilo Clash. “Ring that bell”, punk como se haría en los años 60. “Working together”, folkie y primaveral.

Un disco con el que los canadienses han llegado a la cumbre de su carrera. Un disco para escapar de una vida de condena a trabajos forzados.

For the beauty of Wynona

Para hoy queremos comentar una nueva portada con piel desnuda, que encontré no sé cómo. Pertenece al disco “For the beauty of Wynona”, de 1993, pertenenciente al cantautor canadiense Daniel Lanois, y en ella se ve una chica desnuda, muy delgada, de perfil (no, no es Wynona Ryder, a pesar de que estamos hablando de 1993), con actitud amenazante y un cuchillo en la mano.

Lo curioso es que también y ya en esa época fue objeto de censura, como siempre en los puritanos USA. Como podéis ver abajo, la edición americana tiene un enorme “AMERICAN EDITION” plantado estratégicamente justo encima de los pezones. No, Instagram no fue el primero.

Superchunk – Erasure

Siempre es una buena noticia un nuevo disco de un grupazo como Superchunk, un grupo que me ha acompañado durante casi los últimos 30 años.  Y si bien el disco nuevo, “What a time to be alive”, no es el mejor de su carrera, esconde como siempre 3 ó 4 pildorazos perfectos para levantarse un día dispuesto a comerse el mundo.

Uno de ellos, el mejor para mí, es este “Erasure”, con un estribillo directo y punzante como una bala perdida, un muro de guitarras marca de la casa y la calidad suficiente como para haber salido de las entrañas de aquellos maravillosos “On the mouth” o “Foolish”.

Anteriores Entradas antiguas