Grimes – Kill v. maim

grimes-maim-v-kill-00

Nos encontramos aquí con un video gamberro donde los haya. No seremos nosotros los que descubramos el lado salvaje de Grimes, pero sí nos gusta ser de los que disfrutan de él.
Apoyado en una canción de lo más pizpireta, el video utiliza toda la iconografía del manga más extremo para recrear una pandilla de malotas asesinas con todos los elementos tradicionales: transparencias, armas, pelos de colores, gestos obscenos y mucha lengua fuera, calvas y tatuajes (algo de Tank girl se me ocurre que hay ahí). Añadimos un escenario apocalíptico tipo hermanos Wachowski, unas imágenes intercaladas de un paseo en coche a toda velocidad, y unos pequeños cortes de cuerpos sudorosos bailando en el matadero (Chemical brothers lo hicieron antes), y ya tenemos el punto al que Gorillaz nunca se atrevieron a llegar.

Pipedream – Imbalance

pipedream

Con el maravilloso encanto del sonido más brit de los 80, que nos retrotrae a épocas en las que nos maravillábamos con The cure, Echo & the bunnymen, China Crisis, The La’s o, por qué no, incluso Inmaculate fools, Pipedream nos traen desde Cardiff esta preciosa “Imbalance”, que fue segundo single de presentación de su disco de debut, “Secret beach”. Toda una tradición británica en un sonido que nos tiene ganados de antemano.

Ardyn – The garden

ardynusethis

Hoy os traemos un video maravilloso, uno de los más bonitos que hemos visto este año. A pesar de la sencillez de su idea, el efecto visual que consigue es tan hipnótico que uno no puede dejar de mirar cómo van apareciendo una tras otra distintas constelaciones, cada una enmarcada en un dibujo más hermoso que el anterior, cada uno enriquecido con mayor brillo y mayor espectacularidad. Con él disfrutarán por igual los amantes de los pájaros y otros animales, los amantes de la contemplación del cielo estrellado, y los amantes de aquellas ilustraciones antiguas que llenaban las enciclopedias con un arte no siempre valorado en lo que se merece.

El grupo responsable del video son Ardyn, unos gemelos de Gloucestershire cuyo primer EP, “Universe”, se publicaba a principios de este 2016. La canción, “The garden”, es una emocionante balada de voz y piano que recuerda a otras divas de la garganta como Anna Calvi o St. Vincent, por poner dos ejemplos.

Pinkshinyultrablast – The cherry pit

PSUB-4a

Lo más maravilloso del shogaze es que, a pesar de llevar 30 años sonando igual, siempre es capaz de generar canciones que suenen más frescas que un polo de Coca-cola. Y buceando entre todos los grupos que lo cultivan, con mayor o menor éxito y con mayor o menor acierto, podemos encontrarnos con una sorpresa capaz de iluminar una mañana cualquiera en una sesión cualquiera en YouTube.

El último ejemplo que me he encontrado son Pinkshinyultrablast, que desde el lejano (y fresco, también) San Petersburgo han sido capaces de publicar un disco de debut en Shelflife, y de darle continuación solo un año después con este “Grandfeathered”, del que sale “The cherry pit”, la canción que ha iluminado esta mañana.

De compras (vol. 3)

family folks all the lost causes

Desde hace meses viene cristalizando en Vigo un nuevo proyecto, protagonizado por unos irreductibles de la escena viguesa, que ha acabado por materializarse en un primer disco de los que acaban orgullosos en los estantes de los mejores coleccionistas.
Me refiero a “All the lost causes” (Gazteluoeku Hotsak, 2016) de Family folks, un dúo vigués que, a fuerza de convertir las orillas de la ría de Vigo en las riberas del mismísimo Mississipi, han conseguido crear este ejercicio de estilo, lleno de una autenticidad abrumadora y, lo que es mejor aún, de magníficas canciones que se quedan en la memoria a la misma velocidad que los grandes clásicos.
Un par de conciertos previos y un último directo en el que definitivamente presentaban el disco nos convencieron de comprar esta pequeña joya, en la que pronto encontramos un montón de virtudes. Primero, un conocimiento enciclopédico de lo que quieren crear: un clasicismo de raíces norteamericanas lleno de country, folk, blues, bluegrass, rhythm’n’blues y todos aquellos ritmos que, desde la unión contranatura de blancos y negros en los campos de algodón, han servido de cuna para el nacimiento de toda la música popular del siglo XX. Segundo, un dominio eficaz de multitud de instrumentos, y, por si no fuera suficiente, un amplio catálogo de amigos y colaboradores que han enriquecido aún mas el vestido musical de las canciones. Y tercero, y más importante, diez canciones bien construidas que funcionan en el cerebro del espectador y que se pegan a él como la espuma a los remolinos.
“All the lost causes” no funciona solo para los amantes del género: asegura un buen rato de disfrute para todos los públicos. Gran disco.

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.