Basanta – Inferis

Dediqué buena parte del primero de enero a escuchar algunas de las típicas listas de lo mejor del año que iban apareciendo en mi timeline de Twitter. Y la verdad es que fue un tiempo bien empleado, durante el que me llevé algunas sorpresas, tanto discos que no me enteré de que habían salido como canciones que bien merecieron atención en su momento.

Entre ellas, este disco de Basanta, grupo que se autositúa en Vigo y del que no había oído hablar. Su disco “Colorama” se editó en abril de 2018, bajo la producción de Paco Loco, aparentemente autoeditado, ya que lleva el sello de su agencia de management C4Music. Habrá que escucharlo con más calma, pero la canción que sirvió de adelanto, “Inferis”, llamó poderosamente mi atención esa tarde de repasar listas. Una canción espectacular de pop psicodélico con áspero aroma a Tame Impala, acompañada de un impresionante video lleno de esoterismo, magia negra, culto satánico y horas de ver “Eyes wide shut” de Kubrick.

Aprieta las cuerdas hasta que te duela y siente el veneno que alimenta a las hienas.

 

Anuncios

The cure – Open (live 1992)

Pocas maneras mejores de abrir un año que con una canción de The Cure. Si además elegimos “Open”, mejor. Y si además elegimos “Open” tocada en directo en la gira de 1992 correspondiente al “Wish”, mucho mejor.

Yo tenía este concierto grabado en cinta, en VHS. La cinta desapareció, supongo que en alguna de las mudanzas. También me desapareció la cinta donde tenía grabada “Emmanuel negra”, pero no creo que eso fuera cosa de las mudanzas. Lo vi en numerosas ocasiones: me encantaba esa imagen espesa, opresiva, que da el Kilburn National Ballroom de Londres en este video, en el que parece que el techo va a caer sobre las cabezas de los asistentes. Me encantaban los saltitos de Simon Gallup al bajo, y esas tomas generales en las que no se ve absoultamente nada, apenas una gran mancha azul. Me encantaba, lógicamente, el repertorio, básicamente hecho a base del “Disintegration”, su anterior e histórico disco, y del “Wish”, para mí tan bueno como el anterior aunque tenga mucha peor prensa. Y me encanta este “Open”. Como dicen en alguno de los comentarios, pocas canciones más perfectas para abrir un concierto.

And the way the rain comes down hard, that’s how I feel inside.

 

 

Perapertú – Miramar

En este 2018 pocos discos nacionales han llamado nuestra atención con la fuerza necesaria como para publicarlos. De hecho, este es el primero que reseñamos. Un nuevo acierto de El Genio equivocado (valga la contradicción), que por fin da la oportunidad a este grupo de múltiples orígenes para editar un trabajo grande a la altura de su calidad.

Si Golpes bajos no hubieran existido en la historia del pop español, “Miramar” de Perapertú podrían ocupar su lugar. Aún no tienen, lógicamente, una colección de canciones de tanto brillo como los vigueses, pero “Cezanne”, “En Dakar” o “Curare”, con ese aire Bowie tan de piel de gallina, van en el camino de conseguirlo. Fondo techno con una capa de rabia, una voz engolada que lo oscurece todo, una desviación desde Ilegales hacia el pop y una desviación de Dinarama hacia el infierno. Todo eso es este “Miramar”.

Dropkick – Longwave

Cuando cuatro escoceses se juntan para hacer pop, un par de meses después sabes que pueden grabar algo bueno. Cuando cuatro escoceses llevan casi veinte años juntos, sabes que lo que van a poder grabar va a ser sublime.

Dentro del ya amplio catálogo del sello Pretty Olivia Records, comandado por esa enciclopedia con patas llamada Javier Abad, es difícil escoger un disco preferido. Pero pocos podremos dudar a la hora de poner el disco del que vamos a hablar hoy, uno de los puntos culminantes del año que termina dentro de las propuestas de Pretty Olivia. La elección de la vuelta a los estudios de los hermanos Taylor, con formación renovada y con nueva voz cantante, es uno de los momentos que le da sentido al esfuerzo y al trabajo de espeleología musical del Sr. Abad. Y, sobre todo, es otro de esos discos que hay que tener, sí o sí.

Tras las tres primeras canciones ya estás derretido: guitarras perfectas, coros sublimes, estribillos sencillos y directos, melancolía, nostalgia y flordepielismo desde los mismos títulos: “Out of tune”, “I thought I was OK” y “It’s still raining”. El dedo en la llaga, se llama. Una vez encaminados en la dirección correcta, seguimos recorriendo el disco disfrutando de una leta aquí, de una más guitarrera allá, hasta llegar al punto culminante, una maravilla escandalosa titulada “Fed up thinking of you”. En ese momento llegan todos los grandes clásicos a tu casa y os ponéis a llorar de emoción (con unas pintas en la mano).

Tenéis que comprar todos los discos de Pretty Olivia, pero si andáis cortos de dinero, antes de acabar este 2018 apartad un puñado de euros para este disco. Satisfacción garantizada.

Born ruffians – Uncle, Duke & the Chief

Ya comentábamos en otra entrada lo que nos gustaba “Miss you” y lo que apuntaba sobre el disco que venía con ella. No sé si las referencias a “O Brother” solo las veo yo o si son públicas e incluso intencionadas. Pero para mí sobrevuelan todo el disco y dan conjunción a un disco que ha sido creado para sonar crudo, limpio y directo.

Un disco lleno de enormes canciones. La californiana “Forget me” abriendo el disco. La espectacular “Miss you” a continuación. “Side tracker”, más elaborada. “Fade to black”, tribal y adrenalínica, como salida del catálogo de Novedades Carminha. “Love too soon” y “Spread so thin”, soñadoras y evocadoras. “Tricky”, punk al estilo Clash. “Ring that bell”, punk como se haría en los años 60. “Working together”, folkie y primaveral.

Un disco con el que los canadienses han llegado a la cumbre de su carrera. Un disco para escapar de una vida de condena a trabajos forzados.

Anteriores Entradas antiguas