Hasta siempre, Disco Grande

Hoy se emite el último programa de Disco Grande en RNE3, el mítico e inolvidable programa que ha conducido Julio Ruiz en los últimos 50 años.

Es imposible dejar pasar este momento sin dedicar unas líneas a Julio Ruiz y a lo que ha significado Disco Grande para nosotros. Y es que no hay rodeo ni matiz que valga: sin Disco Grande, El Jardín de Octopus no habría existido nunca. Y esto es así.

Allá por 1993-1994 descubríamos un programa que se emitía justo antes de nuestro adorado Flor de Pasión; esos primeros 5 ó 10 minutos que pillábamos en la radio antes de la sintonía de FdP se convirtieron muy pronto en la escucha de la hora entera del programa, y las cintas que solíamos grabar con las canciones que programaba Juan de Pablos pasaron a complementarse con lo que escuchábamos en ese mundo nuevo para nosotros que nos traía Julio.

Muchos de los grupos que más nos gustan los escuchamos por primera vez en algún Disco Grande: Los planetas, La buena vida, Sr. Chinarro, Onion, Sebadoh… Consumíamos compulsivamente la información que nos llegaba a través del programa, buscábamos la manera de asistir a los conciertos de los grupos que programaba, participábamos en las votaciones de los mejores del año (maquetas, singles, albumes, y esa especie de supergrupo de los mejores artistas nacionales puesto por puesto), pedíamos por correo los fancines que Julio recomendaba…

Finalmente, cuando El jardín de Octopus se convirtió en realidad y publicamos el primer número, no pasó mucho tiempo hasta que en Disco Grande se hicieron eco de la nueva aventura y nos dieron voz, llegando incluso a ser entrevistados en antena.

La música que escucho, la música que escuchamos en casa, la música de la que disfrutamos en locales o en conciertos, desde hace más de 30 años, tiene muchas patas; el programa Disco Grande de Julio Ruiz es, sin duda, una de las más importantes. Muchísimas gracias, Julio, de verdad, por todo lo que nos has dado. Un abrazo enorme y suerte en todo lo que hagas.

Alicia Clara – Faceless

Me encanta el fondo Mazzy star de esta canción. El (breve) disco se titula “Outsider/Unusual” (Hot tramp, 2021), debut que llega desde Montreal y bajo recomendación en Twitter de @josemi1015.

Remember Fun – Train Journeys

Remember fun fue una oscura banda escocesa de la segunda mitad de los ochenta, cuya música nos lleva directamente a los años dorados del jangle pop, del C-86 y de toda esa producción maravillosa de grandes canciones a base de sencillos acordes, sonido lofi y espíritu de autogestión. La banda llegó a publicar algunas canciones y posteriormente un pequeño EP con Matinee.

A nosotros nos llega debido a una retrospectiva que acaba de publicar Firestation Tower records, titulada “Contenment”. Esta “Train journeys” aparece ahora acompañada de un video realizado a partir de grabaciones de la banda en Super 8 en aquellos años 80.

Wor_kspace – Transfer

Wor_kspace es un artista de música electrónica de Glasgow, cuyo segundo single, “Transfer”, editado bajo el sello Glass modern, nos llegó recomendado por los mismísimos Teenage fanclub. La (hermosísima) base melódica de la canción seguramente esté detrás de esa a priori sorprendente recomendación. El envoltorio sonoro que acompaña a la melodía, extremadamente delicado y calmante, también es un buen motivo para apuntar a Wor_kspace en la lista de nombres a seguir. Y si estáis planeando una migración masiva de la raza humana hacia las estrellas, contad con “Transfer” para la banda sonora.

Dinosaur Jr – Sweap it into space

Pues uno más. Desde la recuperación de la formación original en 2007 y tras un breve descanso en el que J Mascis ha estado más centrado en sus discos en solitario, este 2021 llega un nuevo disco de Dinosaur Jr. Y vaya discazo.

Todos los elementos que nos han hecho adorar a esta banda desde 1994 están aquí: contundencia sonora, emoción a raudales, y esa dulzura melódica que parece oculta tras los muros de guitarras pero que asoma siempre como una lágrima bajo la tormenta. Todo ello amalgamado con todo lo que estos años han construido no solo alrededor del grupo sino como abanderados de un estilo y un movimiento en el que Mascis es el profeta y nosotros los verdaderos creyentes.

Solo el comienzo popero de “I ain’t” (y su sostenido lamento en el estribillo) nos lleva en segundos a los mejores años del “Without a sound” y de los miles de grupos de todo el mundo que querían hacer como los Dinosaur. “I met the Stones” es, sorprendentemente, stoniana realmente, dando paso a la emocionante “To be waiting” y a un estribillo marca de la casa. En este punto viene lo verdaderamente brillante: “I ran away” es puro Dinosaur Jr, y eso es mucho decir. Y “Garden” reune un cierto aroma a The folk implosion que finalmente explota en un estribillo alucinante.

El rock de “Hide another round” y el pop saltarín (sí, también lo saben hacer) de “And me” nos llevan a otro punto sublime: la (otra vez) emocionante “I expect it always”. Después, la noventera parte final del disco nos lleva a “You wonder”, la aportación de Barlow que le toca en cada disco.

“Sweap it into space” (Jagjaguwar, 2021) no es un disco más de Dinosaur Jr. Es la prueba definitiva de que este grupo sigue siendo enorme en esta su segunda vida.

Anteriores Entradas antiguas