Linea 900 – Música para niños

467x267-turntable-ts

 

Para inaugurar nuestra sección #linea900 contamos con una petición muy especial de nuestro amigo @jsalazarduran: música para niños.

La verdad es que, para un aficionado a la música, es todo un reto afrontar la educación musical de un hijo. ¿Qué tipo de música le gustará? ¿Qué música le puedo poner? ¿Debo forzarle a escuchar lo que a mi me gusta o debo dejarle que siga su criterio aunque a mí no me guste? Lo que he aprendido a lo largo de estos años que llevo de padre es que lo realmente importante es crear, alrededor de los hijos, un ambiente musical, en el que la música tenga importancia y sea parte de su vida tanto como lo es de la nuestra; de esa manera, su educación musical ira siempre creciendo y estará preparado para elegir su música favorita con su mejor criterio. Es decir: como siempre, lo mas adecuado es prepararlos para que puedan elegir por si mismos.

Hay cuatro cosas que convierten al hecho de elegir una música para que escuchen tus hijos en un proceso maravilloso:

  • su mente esta completamente limpia y libre de prejuicios: para tu hijo no existe el indie ni el mainstream, no existe la música “buena” ni la “mala”, no existe la pachanga ni lo alternativo, no existe lo que “se puede escuchar” y lo que no. Tu hijo afronta la escucha de cada canción nueva y de cada grupo nuevo como una aventura totalmente nueva, y le gustará o no según sus propias sensaciones, y no a través de un filtro de prejuicios y pensamientos preestablecidos.
  • la música es diversión: esta sentencia es tan simple que a nosotros, los mayores, se nos ha olvidado. Lo que busca tu peque en la música es divertirse, bailar, cantar, tararear, reír, ser gamberro. Lo que busca tu peque en la música es entretenerse.
  • no existen reglas: es imposible estar seguros de acertar, lo que a nosotros nos parece lógico que les guste puede dejarles indiferentes, y lo que pensamos que no les va a gustar puede acabar siendo su música favorita. Por supuesto que en muchas ocasiones coincidiremos, pero no penséis que va a ser fácil porque no lo es: siempre te sorprenden.
  • los niños tienen un gusto exquisito: si crees que porque tenga 6 o 7 años no va a ser capaz de reconocer una buena canción, vas listo. Los niños no son tontos ni insensibles, y tienen absoluta capacidad para elegir, entre toda la basura que le pones, aquellas que son de verdad maravillosas obras de arte. Ah, y además te lo hacen saber.

Sabido todo esto, voy a listar aquí algunos ejemplos de grupos que les gustan a mis hijos, recordando de nuevo lo mas importante: NO HAY REGLAS, así que estos grupos que os pongo aquí lo mas probable es que a tus hijos no les gusten. O si.

  • Parade: quizá sea una elección obvia, debido a que sus letras están en castellano y hablan de robots, viajes espaciales y niños zombie. Mis hijos llevan escuchando a Parade desde muy muy pequeños, y sus canciones triunfaron desde el primer momento.
  • Rusos blancos: una tarde estaba escuchando el disco en el coche y nada mas empezar la primera canción el peque ya estaba tarareando el estribillo (no debía tener ni tres anos); a partir de entonces, el idilio continuó, aunque he de decir que sus últimos discos les dejan bastante indiferentes (¿recordáis lo que os decía del gusto exquisito?).
  • Dinosaur Jr: los gritosos, que les llaman; esa parte gamberra de los peques sale a la luz cuando les pones grupos con volumen, guitarrazos y pose rock.
  • Depeche mode: tenemos un disco con buena parte de la discografía en MP3 y nunca sale del coche, cada poco tiempo volvemos a él.
  • Juana Molina: mi hija mayor dice que la pone para dormir desde hace tiempo.
  • The beatles: mi padre me transmitió el amor por The beatles y es mi obligación como padre transmitírselo a mis hijos, y doy fe de que lo he conseguido.
  • Blur: el “Parklife” es uno de los discos que mejores momentos nos ha dado.

Luego te van pidiendo de vez en cuando que les pongas cosas sueltas que les gustan: The rapture, Lightning seeds, Josh Rouse, Belle & Sebastian, The wellgreen, un disco de la RDL del ano pasado con Joanna Newsom, FFS, Alabama shakes, Purity ring, Grimes, etc., Duncan dhu… Lógicamente también tienen sus propios favoritos dentro de la música hecha para ellos: One direction, Taylor Swift, The vamps, Furious monkey house… ¿Os acordáis de lo que decía de la mente limpia? Así me devuelven parte de lo que yo les doy y, abriendo mi propia mente, descubro cosas que por mi mismo nunca habría escuchado.

En fin, iniciar a un niño en el mundo de la música es una labor apasionante, en la que yo también he aprendido mucho. Y que creo que voy consiguiendo: como dije en Twitter este verano, cuando vuelves de un concierto con tus hijos en el coche y vais todos cantando a voz en grito canciones de Blur, es que lo estás haciendo bien.

¿Os animáis a poner en los comentarios qué grupos les gustan a vuestros hijos?

 

Quilt – Roller

Quilt_-_Roller_video_News_under_the_radar

Quilt vienen desde Boston, lo que significa un plus de autenticidad cuando se habla de indie rock con aroma noventero. Y con esta canción se me vienen un montón de años noventa encima de la cabeza: Juliana Hatfield, The breeders, The folk implosion (hmmmm, ese ritmo, esa cadencia), y si ya dejamos atrás la exigencia pues hasta Boss hog o los mismísimos Garbage. Si una canción puede ser una máquina del tiempo, esta la han programado a mala leche. Y si en el video tenemos vergonzosos bailecitos, calcetines y chicas en mallas, directa a la lista de las mejores del año.

Future islands – Singles

Future Islands - Singles

Curiosa combinación. Se llaman Future islands y su disco “Singles”, y sin embargo, ni es un recopilatorio de singles ni, desde luego, podamos decir que sea un grupo que mira al futuro.

Más bien, en este “Singles” del trío de Baltimore hay infinidad de miradas al pasado. Un poco Tom Jones, un poco White lies, un poco Barry White, un poco Black, nos imaginamos al cantante enfundado en una gabardina blanca estilo Rick Astley o en un traje brillante estilo Al Jarreau. Un poco de todo eso, y un mucho de Deacon blue, a los que en cierto modo parecen homenajear en la magnífica canción que abre el disco (“Seasons (waiting on you)”) como en la que lo cierra (“A dream of you and me”). Un espíritu de baile, elegancia y ochenterismo que hace de este “Singles” algo delicioso en sí mismo.

Me estoy encontrando que casi todos los discos que me están gustando de este 2014 tienen un componente en común, y es su mirada a los clichés de los años 80. Quizá sea que me estoy haciendo mayor, pero confieso que con todos estos discos estoy disfrutando, si no de nuevas ideas y de sonidos sorprendentes, sí de grandes canciones y de caminos que ya hemos recorrido confortablemente.

Fitness forever – Cosmos

Fitness-Forever

Empieza el nuevo video de Fitness forever y ya sabes que algo especial está por venir: aparece el pantallazo azul del VHS, con su cuenta atrás y sus letras años 80. Luego, la sorpresa va en aumento. Un escenario digno de los programas de archivo de RTVE se ve ocupado por el grupo, en sesentera disposición y animándonos con bailecitos (en todas las listas del año hay que tener un video de bailecitos). Luego una especie de King Africa italiano, con abrigo de piel, sale a cantar esa especie de letanía extraña… Como una especie de cruce entre Aplauso y Vacaciones en el mar, esta imaginaria sesión de Top of the hits continúa haciéndonos alucinar hasta el pasmoso final en brillos dorados. Diversión, buen humor, música disco y un punto de nostalgia. ¿Alguien puede pedir más?

Hole – Doll parts

CourtneyyoungVeinte años hace. Veinte años ya de este disco. Seguramente uno de los discos más ninguneados de la historia por múltiples razones; principalmente porque Kurt Cobain moría ese mismo año y a Courtney Love no se la consideraba más que la esposa loca del gran mito del rock. Sin embargo, en este “Live through this” hay más cosas que posibles descartes de Nirvana. Hay canciones tan brillantes como esta, ejemplo perfecto de punkrock noventero y que tras su inicio como medio tiempo se libera al final en un desgarrador mantra: “someday you will ache like I ache”. No es tan bueno como “Pretty on the inside”

El video es también un típico ejemplo de lo que se estilaba en la época, jugando con el blanco y negro, con las imágenes inestables y con inquietantes elementos como, en este caso, una colección de muñecas sin ojos. En cuanto a la estética del disco, la vieja Courtney ya empezaba a construir su imagen de malditismo con fotos de su juventud (impagable la de la contraportada que reproducimos arriba) y con una portada con referencias a su antítesis: el mundo de las misses, la belleza, las muñecas rotas…

Anteriores Entradas antiguas