Triángulo de Amor Bizarro – O Isa

Los coruñeses Triángulo de amor bizarro no bajan el pistón. Tras arrasarlo todo con “Salve discordia” tienen preparado ya su siguiente explosión, titulada “El gatopardo” y para la que repiten con Mushroom pillow. El primer avance del disco es este “O isa”, un cañonazo más marca de la casa que consigue rápidamente lo que quiere: llenarnos de rabia y ponernos a pensar.

Anuncios

Jonston – Tres dimensiones

Va a haber en breve nuevo disco de Jonston, y lo presenta con esta pequeña maravilla, llamada “Tres dimensiones”. Con una lírica entre lo sencillo y lo surrealista, al estilo de los mejores himnos de nuestros admirados El palacio de Linares, esta canción es una pequeña declaración de amor con un estribillo definitivo. Un disco que habrá que escuchar.

Salad boys – This is glue

Creo que todas las listas de mejores discos que se publiquen en el sitio que sea deberían tener siempre un disco de un grupo neozelandés en la lista. O, al menos, uno australiano.

Salad boys va a ser el nuestro. Con su tercer disco, segundo para Trouble in Mind, han construido una perfecta minienciclopedia del pop de guitarras que más nos gusta: el que se hace de manera sencilla pero explota directamente en el corazón. “This is glue” tiene de todo: canciones de aroma a pop americano como “Hatred” o “Divided”, suspiros suaves como “Dogged out”, referencias ineludibles a Go-betweens como “Right time” o “In heaven”, electricidad estática a lo Superchunk como “Psych slacher”, frikadas estilo They might be giants! como “Scenic route to nowhere”, y verdaderos trallazos como “Blown up” o “Choking sick”. Un disco que hay que escuchar para llevar mejor el día.

Onion – Sick of you

En mi repaso por nuestra colección de discos me ha llegado el momento de pararme en los discos de Onion. Este grupo salmantino es un nombre obligado cuando se quiere repasar la historia de El Jardín de Octopus. Viajamos a Salamanca para la presentación de su primer disco, “Hawaii Quz”, nos acogieron con enorme cariño y la carrera del fanzine fue, desde ese momento, siempre enroscándose alrededor de la música de esta maravillosa banda. Participaron (nunca se lo agradeceremos lo bastante) en una pequeña gira gallega que organizamos desde el fanzine, con poco éxito pero buenos recuerdos. Fueron protagonistas de un viaje a Madrid para otra presentación, de un festival de Benicassim de alegres (y tristes) anécdotas, fueron el vehículo para conocer a grandes amigos como Tanis de Jabalina o Xavi Font, ex Loopside y ex Dar Ful Ful. En fin, su música siempre estuvo ahí, entre las flores del jardín.

La última vez que les vimos fue en Pontevedra, todavía como Onion. Hace mucho de eso; desde entonces Ainara se ha labrado una importante carrera en solitario y, como dicen en su ficha en la web de Jabalina (resulta curioso leerlo), han quedado documentados como “el grupo con el que empezó Ainara Legardon”.

Repaso sus discos siempre con un poco de miedo. Creo que voy a descubrir que en realidad no eran tan buenos, creo que me voy a preguntar si de verdad lo que guardo de ellos es un recuerdo distorsionado, que brilla más por lo lejano que está en el tiempo. Nada más lejos de la realidad. Si bien puede que se note un poco más el relleno, canciones como “Still again”, “Starts taunt me”, “Dancing”, o “Pouring out tears” no solo aguantan perfectamente el paso del tiempo, sino que siguen causándome ese nudo en la garganta como entonces.

Es una pena que no haya más material disponible del grupo, sobre todo en YouTube. “Sick of you” nunca fue de mis preferidas, pero lógicamente es lo más cerca que estuvieron del éxito. Sirva este pequeño artículo de agradecimiento. Ainara, Eli, Jorge, Fernando: gracias.

Papaya – ¡Ay, mujer!

Papaya, el proyecto de Yanara Espinoza, lleva ya varios trabajos editados en Jabalina dando forma a un crisol de sonidos y músicas difícil de clasificar, y cuyo punto culminante es el disco de 2015 “No me quiero enamorar”. Para todos estos trabajos se ha hecho acompañar de distintos músicos de otros proyectos del indie madrileño, como Violeta Vil (el otro grupo en el que participa Yanara), Jonston, Cineplexx, etc.

Tras la vorágine y el desarrollo de “No me quiero enamorar”, Papaya vuelven con un single en la colección Singularidades del sello Jabalina, con esta magnífica canción como título principal y estandarte. Una canción que tanto nos suena a los proyectos más extravagantes que hemos podido oir en el siglo XXI como a las canciones más libertarias de los años 30. Como Kikí D’Akí reinterpretando el ¡Ay Carmela!

Su inquietante video consigue el segundo pleno del año. Extrañas imágenes (en blanco y negro) que narran una historia de tristeza y tragedia, llenas de costumbrismo y visiones erótico-religiosas delicadamente desconcertantes. Una preciosidad.

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes