Vicente Prats – Desaparezco

a3688970021_10Ya hablamos hace unos meses de Vicente Prats, uno de nuestros discos favoritos del año y una de las sorpresas que el pop nos da de vez en cuando a base de canciones llenas de magia. Una de esas canciones es “Desaparezco”, punto culminante del disco. Cuando empieza, los acordes de guitarra te ponen la piel de gallina y los recuerdos de más de 30 años escuchando buena música se agolpan en el hipotálamo. Luego, cuando empieza la historia, encontramos en ella palabras que hablan de nosotros, de cómo éramos hace 30 años y de aquello en lo que nos hemos convertido. Y, finalmente, durante el estribillo, todos queremos desaparecer y detener el tiempo para no sentirnos solos otra vez. Eso es el pop, amigos.

Cosmen Adelaida – La foto fantasma

a1170698537_10

El pop-rock nacional independiente ha cambiado en los últimos años: se ha dado cuenta de que lo mejor que puede hacer es intentar entretener, hacer bailar los cuerpos y hacer forzar las gargantas. Y dejarse de reclamaciones intelectuales que no llevan a ningún sitio más allá que a la habitación de algún adolescente atormentado de treinta años.

El punto culminante de esta nueva filosofía es el indietex: numerosos ejemplos hay de ello. Pero sin llegar tan allá como para que haga falta imitar los gorgoritos de Vetusta Morla, multitud de grupos han sabido modificar la actitud del público de sus conciertos, que ahora, en vez de mirar al suelo y agarrarse inmóviles a su cerveza, saltan y gritan y cantan los estribillos más contundentes, enérgicos y en español.

Las herramientas de Cosmen Adelaida para esta nueva aproximación son dos: en lo musical, unas guitarras contundentes y unos ritmos poderosos y estroboscópicos; en lo escrito, unas letras que hablan de las constantes decepciones con las que nos encontramos los humanos que habitamos el mundo occidental. Su segundo disco, “La foto fantasma”, es un maravilloso ejemplo de ello. Desde la metálica “Copenhage” a las más punk como “El mismo lugar” o “Jo, qué noche”, pasando por la acelerada “Becerro de oro”, elegida como single y protagpnista del video de más abajo, todas las piezas de este puzzle están encajadas con la misma intención: convertir sus directos en una fuente de sudor a voz en grito. Y lo mejor: aciertan.

Real estate – Beneath the dunes

realestateNo ha sido el single utilizado por el grupo para promocionar su “Atlas”, el disco que les ha movido durante todo este 2014, pero ha sido la canción que más me atrapó desde aquellos días primaverales del año que termina. Es “Beneath the dunes”, una canción llena de clasicismo y que me lleva, a través de sus arpegios de guitarra, a maravillosos recuerdos como a aquellos America que tanto escuchaba cuando era joven.

Real Estate es una de las mejores bandas de la actualidad, y a la vez seguramente de las más ninguneadas de la historia. Pero siempre nos dan grandes discos, y en medio de ellos grandes canciones. Esta es una de ellas.

Linda Guilala – Lo siento mucho

a1259182062_2No está siendo un buen año para el pop indie español. No hay grandes grupos, no hay grandes nombres, no hay grandes discos, no hay renovación generacional… Pero de vez en cuando sale algún trallazo que te alegra las orejas y te hace pensar que no todo está perdido.

El último: “Lo siento mucho” de Linda Guilala. Un trallazo en toda regla. Un obús dirigido directamente al centro de nuestro cerebro. Un disparo certero y contundente. La mejor canción española del año.

Recuerdo aquel “Si está bien” de Los Planetas. Prácticamente son dos frases, pero tan directas y explosivas que, aún hoy, casi 20 años después de escucharlas por primera vez, aún me hacen llorar. Y aquí llegan los vigueses, y nos lanzan: “Lo siento mucho, no te quiero engañar, no va a pasar, va a dolerte siempre”. Y joder, explota la bomba atómica en nuestro cerebro. No llega a viente palabras, pero ¡cuantas historias cuentan esas veinte palabras! ¡Cuántas veces hemos sentido exactamente lo mismo! Todo ello envuelto en un hongo nuclear de ruido y distorsión, noise clásico y reconocible, guitarrazos y bases de teclado, ritmos pesados y aplastantes, y esa voz que te dice algo tan terrible con un susurro tan dulce…

Tenéis razón, chicos: va a dolerme siempre.

Sundae – Sólido-Líquido

a0982752578_2Toca retomar el trabajo de repasar las canciones, vídeos y discos que más nos han llamado la atención en 2014, tras mes y medio sin publicar nada, y sobre todo teniendo en cuenta que se nos echa el fin de año encima y no nos va a dar tiempo de hablar de todo.

Retomamos pues el trabajo con los sevillanos Sundae, y este “Sólido-líquido”, perteneciente a un 7″ editado a principios de año en Los días veloces y acompañada en el mismo por “Verano-invierno”. Dos dualidades que se presentan también en esta canción, que ellos dicen inspirada por Trembling blue stars y que yo digo que lleva más a unos Yo la tengo o al space-rock de la segunda mitad de los 90. En todo caso, en el yin y el yang del universo nadie tiene la razón absoluta, y tampoco importa: “Sólido-Líquido” es una enorme canción y hay que disfrutarla.

Anteriores Entradas antiguas