De compras (vol.5)

Como regalo de cumpleaños para la parte femenina del Octopus este año cayeron algunos discos; todo vinilo, por supuesto, y de muy variado pelaje y condición. Estos son:

belleandsebastianBelle and Sebastian – If you’re feeling sinister

Pues no, no lo teníamos, ni siquiera en CD. Alguien nos lo grabó en cinta justo antes de nuestro segundo Benicassim, el primero al que fuimos en coche (desde Vigo, toma ya). Y por supuesto en ese viaje la cinta dio decenas y decenas de vueltas, para luego asentarse como una de las permanentes en la caja de cintas que iba continuamente debajo del asiento del copiloto. Recuerdo aquella unanimidad en torno al disco: todos lo veíamos como algo mágico, algo que iba a unir a nuestra generación y que tendría un enorme significado para muchas personas. Y así fue.

.

the_b-52s_coverThe B-52’s

Elegido en un primer momento por nuestro hijo pequeño por su portada, le dije luego que una de las canciones estaba en el Just Dance y ese fue el argumento definitivo. Desde luego nunca sobra tener un disco más de B-52’s en casa, y si es una edición original de su disco de debut pues mejor que mejor.

.

blackstar-vinylDavid Bowie – Blackstar

Un disco que teníamos que tener, por todo su significado. Si además la edición es taaaaaaaaaaan bonita y tan bien cuidada, es más imprescindible aún. Y si además lo escuchas y es un magnífico disco, enorme, en el que se demuestra cómo el gran Bowie había sido capaz (otra vez) de absorber los nuevos sonidos de una nueva generación y añadirlos y adaptarlos a su piel, se convierte entonces en una de las mejores compras del año.

Anuncios

De compras (vol.4) – Pretty Olivia records

El año 2015 fue un año frenético para el sello Pretty Olivia records, con multitud de referencias publicadas (no sé cómo lo hace), giras de grupos (no sé como no lo hace más) y movidas de retrasos, cambios de planificación, y cosas por el estilo. La verdad, después de todos los anuncios de futuros discos, avisos de test-pressings, ofertas de preorder, noticias de retrasos, confirmaciones de ediciones ya a la venta, y todo esto por cada una de las referencias, no sabría decir exactamente si los discos publicados por este sello durante el año pasado fueron 3, 4, o posiblemente unas doscientas.

Finalmente, tras un primer avance en mano, pude tener todo el pack de 2015 en el estante de los discos por escuchar. Ahí va un breve comentario de cada uno de ellos:

star-trip_cover72Star trip.

El disco de Vicente Prats fue uno de nuestros discos favoritos de 2014. Quizá perdida la capacidad de sorpresa, o quizá enmascarado el magnetismo personal entre la presencia de más miembros en el grupo, el disco de Star trip entretiene, emociona, electrifica, pero no enamora. Quizá a estas canciones les falten los años de habitación que supuraban aquellas.

.

feedbacksFeedbacks – Skyway blvd.

La potencia del pop de los asturianos Feedbacks bebe del powerpop de la costa oeste americana: melodías llenas de rotundidad, base sonora de sudorosa electricidad y el equilibrio justo de dulzura y dureza que nos lleva a nombres como The posies o Gigolo aunts, llegando a ese punto con una perfección que hace de este disco un imprescindible.

.

janglebandThe jangle band – Edge of a dream.

Si hay un sitio en el mundo en el que todo fan del buen pop debe fijarse ese es Australia. La magia que atesoran los grupos de nuestras antípodas es tan brutal, que parece que todo el pop de la historia nace en Ayers Rock y debe ser canalizado hacia el resto del mundo por alguna banda australiana. Y eso lo sabe también el capo de Pretty Olivia, lo que le lleva a rastrear cada rincón de la gran isla hasta descubrir, entre los magos, a los mejores.

.

wildpoppiesThe wild poppies – Heroine. The wild poppies complete collection (1986-1989).

Hablamos aquí de palabras mayores. Cuando alguien me intente convencer de que la industria musical está muerta, que con la distribución digital es suficiente, que el MP3 y lo digital es lo único que un aficionado a la música va a querer a partir de ahora, o que “los chavales” de ahora no saben lo que es un disco físico y que nunca comprarán un disco de la manera en la que nosotros los comprábamos, le atizaré con este disco en la cabeza. Vale todos y cada uno de los euros que pagas por él. Una edición exquisitamente cuidada, con un doble vinilo verde irisado precioso, con un sonido analógico perfecto, con su código de descarga imprescindible. Un disco recuperado de las catacumbas del mejor pop neozelandés, un disco que quizá nadie compró en su momento, cuya edición original se busca como el tesoro del pirata, completado con más canciones procedentes del resto de las publicaciones del grupo y de maquetas hasta ahora mal editadas. Y, lo que es mucho más importante que todo eso: una enciclopedia del pop no solo de los ochenta, sino de todas las décadas: están ahí The beatles, The cure, Echo & the bunnymen, The church, la Velvet, Galaxie 500, My bloody valentine, The Jesus & Mary chain… Como dije en Twitter, está todo el pop ahí, en cuatro surcos.

De compras (vol. 3)

family folks all the lost causes

Desde hace meses viene cristalizando en Vigo un nuevo proyecto, protagonizado por unos irreductibles de la escena viguesa, que ha acabado por materializarse en un primer disco de los que acaban orgullosos en los estantes de los mejores coleccionistas.
Me refiero a “All the lost causes” (Gazteluoeku Hotsak, 2016) de Family folks, un dúo vigués que, a fuerza de convertir las orillas de la ría de Vigo en las riberas del mismísimo Mississipi, han conseguido crear este ejercicio de estilo, lleno de una autenticidad abrumadora y, lo que es mejor aún, de magníficas canciones que se quedan en la memoria a la misma velocidad que los grandes clásicos.
Un par de conciertos previos y un último directo en el que definitivamente presentaban el disco nos convencieron de comprar esta pequeña joya, en la que pronto encontramos un montón de virtudes. Primero, un conocimiento enciclopédico de lo que quieren crear: un clasicismo de raíces norteamericanas lleno de country, folk, blues, bluegrass, rhythm’n’blues y todos aquellos ritmos que, desde la unión contranatura de blancos y negros en los campos de algodón, han servido de cuna para el nacimiento de toda la música popular del siglo XX. Segundo, un dominio eficaz de multitud de instrumentos, y, por si no fuera suficiente, un amplio catálogo de amigos y colaboradores que han enriquecido aún mas el vestido musical de las canciones. Y tercero, y más importante, diez canciones bien construidas que funcionan en el cerebro del espectador y que se pegan a él como la espuma a los remolinos.
“All the lost causes” no funciona solo para los amantes del género: asegura un buen rato de disfrute para todos los públicos. Gran disco.

De compras (vol.2)

a4126777882_16

Una de las mejores maneras actualmente para aumentar nuestra colección de discos es aprovechar cuando vamos a algún concierto y llevarnos alguno de los discos del grupo o grupos que participen en el mismo. Y, lógicamente, nuestra visita al Madrid Popfest era una oportunidad inmejorable de conseguir cosas que de otra manera sería muy complicado conseguir.

Si bien uno de los discos que quería comprar no estaba disponible (el de Sierra), sí que acabé comprando unas cosillas. Por un lado, aproveché para comprar el nuevo de Parade, que no lo tenía y así me ahorraba los gastos de envío. Aproveché también para completar lo que me faltaba del murciano, así que añadí al carrito el “Amor y ruído”. Tras escucharlo estos días creo que es un disco fallido en melodías, historias y personajes, pero era el único que me faltaba de Parade.

Otra de las compras que hice fue el que había de Colour me wednesday, que también me gustaron mucho en su concierto para el festival. Gracias además al gran J. Salazar de Discos de Paseo, ahora tengo la copia firmada por el grupo y hasta una foto para que quede constancia para la posteridad de lo feos que somos. Un precioso disco de pop de guitarras que, además, pienso colorear en cuanto tenga un ratillo.

De compras (vol.1)

R-7617378-1453568119-4003.jpeg

Hace unos meses me llegó, de alguna manera, un aviso de que Acuarela iba a editar nuevo material de Hood. Más o menos por las mismas fechas se hablaba en alguna web de un nuevo disco de Bitter springs. Así que me puse a buscar para hacer una nueva compra.

Aunque el disco de Bitter springs no salió en Acuarela, y aunque lo de Hood no era realmente nuevo material sino algunas canciones recuperadas, que iban a editarse hace años pero que por circunstancias no llegaron a salir, pillé finalmente el single de Hood y aproveché para comprar un disco que no tenía en formato físico: “Mi fracaso personal” de Astrud.

El disco de Hood. “British radars”, contiene 6 canciones que me recordaron el inmenso nivel que tenía la banda en 1993 o 1994, cuando se grabaron. Contiene además una divertida carta en la que Hood explican qué es lo que pudo pasar con estas canciones.

“Mi fracaso personal” fue una de esas cintas que nunca salían del coche, que nos acompañaban en cada desplazamiento a conciertos, festivales y movidas varias. Es un disco que no pierde ni un ápice de su fuerza con el paso de los años y que aún me emociona cantar, más de quince años después de su salida. Ese disco merecía estar en nuestras estanterías.