Perapertú – Panteras negras

De Perapertú ya hablamos el año pasado con su disco “Miramar”, uno de los pocos discos nacionales que nos llamó la atención en ese año. Al finales del propio 2018, el grupo de El genio equivocado empezaba ya a adelantar canciones de lo que será su próximo disco, “Panteras negras”. Una canción con una letra que impacta desde la primera frase, que va creciendo con cada estrofa y con cada coro (magnífica Lucía Inthesky), envuelta en un ritmo canalla y agresivo que le sienta a las mil maravillas. Un disco que por ahora no parece tener continuación, a pesar de estar anunciado para principios de 2019.

Cuánta paciencia, cuánta paciencia, cuánta indulgencia
Te han pedido tantas veces
Que te ha dado una risa
Que no se te quita
Y ahora te envidia todo el barrio

Loose tooth – Asteroids

Loose tooth son un trío de Melbourne que comenzó a grabar allá por el año 2015, editando un primer EP largo (o álbum corto) en el sello australiano Milk! Records. La banda, formada por Etta Curry (batería y voces), Luc Dawson (bajo, voces y teclados), y Nellie Jackson (guitarra y voces), publicó el año pasado su disco de debut, titulado “Keep up”, en el que aparecía esta hermosísima canción que tocará fibras de aquellos fans que prefieran las canciones más lentas de los Teenage fanclub o las más estridentes de Iron & wine.

 

Disco las palmeras! – Cálida

Un disco que se me escapó de 2018 fue este (cuarto) trabajo de los lucenses Disco las Palmeras!, banda liderada por Diego Castro y que tanto nos impactó con su debut “Nihil obstat”, época en la que incluso los pudimos ver en directo en alguna ocasión.

Ellos mismos afirman que este “Cálida”, editado por Sonido muchacho, supone una apertura de miras en cuanto a influencias, sonidos e intenciones. Supongo que siempre fueron mucho más allá de lo que su salvaje y ruidoso (aunque espectacularmente brillante) primer disco dejaba ver: versiones publicadas posteriormente como “The act we act” de Sugar o “10.000” de Los planetas lo iban anticipando. Supongo también que buscarse al productor de Explosions in the sky era otra declaración de intenciones: ruido controlado y melodía escondida.

Todo esto cristalizó en un disco que poco a poco va subiendo puestos en nuestro ranking de 2018. Brutalmente directo, engancha y emociona, destroza neuronas y aturde la conciencia. Y pone al grupo en el lugar que se merece: en la cabeza bicéfala del rock gallego junto con Triángulo de amor bizarro.

 

Papercuts – Sing to me Candy

A pesar de nuestros esfuerzos por seguir a nuestros sellos favoritos, todos los años se nos escapan un montón de cosas. El tiempo da para lo que da, y las fuerzas también. Menos mal que luego siempre hay alguien que recupera una publicación, un video, la fecha de salida de un disco, etc., y las cosas acaban llegando. Y como ya sabéis, no es precisamente la rabiosa actualidad lo que mueve nuestro interés, cuando pasa algo así pues no perdemos el tiempo y os lo ofrecemos.

El sello Slumberland es uno de nuestros sellos más admirados, acogiendo a bandas y a artistas como Girls names, Joanna Gruesome, Roommates, The aislers set, The june brides, The pain of being pure at heart, Veronica falls, y un larguísimo etcétera. Slumberland también es la casa de Papercuts, proyecto del californiano Jason Quever, que publicaba el pasado octubre “Parallel universe blues”. En él aparecía “Sing to me Candy” esta pequeña joya dreampop que me llegó hace unos días vía Twitter y de la que estoy enamorado.

 

Ofrenda floral – Las flores no me odian

En los datos de la publicación en Bandcamp del disco debut de Ofrenda floral, “Las flores no me odian”, aparece una cita que nos llama la atención: “¿Obra maestra? Mucho más que eso: el disco que hará olvidar los veinticinco años sin Family”. La cita pertenece a la reseña del disco en Zona de obras. No me atrevo a decir si la cita es exagerada o no. Pero lo que sí me atrevo a decir es que, a poco que reciba la atención que se merece, este “Las flores no me odian” podría llegar a ser, fácilmente, el “El artista adolescente” de finales de los 2010.

El disco, publicado por Kocliko Records a finales de 2018, es una preciosa colección de canciones de pop de habitación, llenas de melancolía y sutileza. Maravillas como la “apenínica” “Globos”, hermosísima, la acompasada “Caminos amplios y libres”, o la brutalmente perfecta “Metálico” se pegan a la piel prácticamente desde la primera escucha. Reconocemos estas canciones y reconocemos los resortes que hacen saltar. Y empezamos a amarlas desde el minuto uno.

Ofrenda floral es el proyecto en solitario de Fernando de la Flor, excomponente de Gente joven, banda leonesa que grabó varios discos para Acuarela y Discos de Kirlian. No sé si “Las flores no me odian” podrá sustituir a Famili; pero sí que, seguramente, hará más llevaderos estos años de casi silencio de Marco Apenino.

 

 

Anteriores Entradas antiguas