Dois – Fenómeno

No hace mucho hablábamos de una de las apariciones más refrescantes en el pop gallego de los últimos años. La breve historia de este trío afincado en Vigo acaba de tener continuidad a través de un nuevo disco, un EP largo o album corto titulado “Fenómeno” y editado de nuevo por Discos de Kirlian.

Las canciones de este “Fenómeno” continúan el espíritu del grupo: sonido lo-fi, extrañas letras, melodías fantasmales, voces dobladas y un aroma a viejo shoegaze que nos lleva a acordarnos de grupos como Patrullero Mancuso o Puzzle.

 

Becalmed records

Hoy me gustaría recordar en este espacio uno de los sellos más maravillosos que he conocido, un proyecto especial por muchos motivos, que llevó a su máxima expresión el amor por la música y que nos dejó un puñado de discos perfectos en menos de una década de existencia.

El vigués Jorge Klementiev (que posteriormente sería, claro, Jorge Becalmed) comenzó su aventura con un pequeño fanzine en papel, uno de los artefactos más cuidadosamente presentados que he visto nunca. Hermoso en lo físico, con su espiral y sus tapas transparentes, era mucho más hermoso en su contenido, tratando cada tema con un amor infinito y y un detalle enciclopédico.

Luego, trasladado a Londres, Jorge comenzó su aventura editorial, primero con singles de vinilo, y al final en formato CD (aunque en esta parte de la aventura ya no lo seguimos con la misma emoción). Pequeños discos en 7″, maravillas en 10″, todo desde la perspectiva de amor incondicional a la música que Jorge desprendía en cada movimiento.

Grupos como Coastal, Jet Johnson, CKid, Lorna, The pines, Gaston, etc., completaron un pequeño catálogo lleno de exquisiteces. Los últimos esfuerzos fueron discos largos de los neoyorquinos My teenage stride. Supongo que los escasos resultados y lo que viene a ser “la vida en general” acabaría con el proyecto Becalmed, pero esa pequeña colección que ha quedado en muchos hogares de muchos lugares distintos es un legado que permanecerá.

 

Linda guilala – Estado natural

La consistencia y la contundencia de la carrera de Linda Guilala parece no tener techo. Su último disco, “Psiconauta”, ya data de 2016, pero posteriormente la publicación de diversos y maravillosos singles y su participación en varios festivales de diferentes puntos de Europa han situado al grupo en un estado de gracia envidiable: su estado natural.

Todo ello ha cristalizado en un momento especial, en el que han grabado dos canciones para el sello británico Sonic Cathedral y su Club del Single. Un petardazo espectacular apoyado en los tres pilares de la música del grupo: una batería que es una máquina rítmica que no tiene piedad, un muro musical guitarra-teclado que podría curar esquizofrenias y una voz que pinta todo el conjunto de brillantes colores y formas de melodía.

Las dos canciones son “Estado natural” (va directamente a la lista de mejores canciones de 2019) y “Espacio de tiempo”, el single se ha editado con una cuidadosísima presentación y se puede escuchar en su Bandcamp.

 

Tulip

Otra de las excitantes sorpresas de los primeros repasos a las listas de lo mejor de 2018 es este pequeño EP de un grupo vigués, Tulip. Un cuarteto formado por Marta Rodríguez (Wild balbina), Óscar Raña (Dois), Miguel Bianchi y Daniel Nicolás, formado en 2017 y cuyo primer trabajo se formalizó en un EP autoeditado a lo largo de 2018.

La música de Tulip es un viaje al más chispeante dreampop californiano, desde el que nos llegan aromas a grupos como Best coast o Beach house. Son menos ruidosos y más vaporosos que sus (mis) convecinos Linda guilala. Y no sé si estoy soñando, pero en canciones como “Arrecife” se detecta también un poso a unos olvidados primeros noventa, como si su padrino de ceremonias fuera el verdadero Patrullero Mancuso.

Un nombre a seguir explorando.

 

 

Basanta – Inferis

Dediqué buena parte del primero de enero a escuchar algunas de las típicas listas de lo mejor del año que iban apareciendo en mi timeline de Twitter. Y la verdad es que fue un tiempo bien empleado, durante el que me llevé algunas sorpresas, tanto discos que no me enteré de que habían salido como canciones que bien merecieron atención en su momento.

Entre ellas, este disco de Basanta, grupo que se autositúa en Vigo y del que no había oído hablar. Su disco “Colorama” se editó en abril de 2018, bajo la producción de Paco Loco, aparentemente autoeditado, ya que lleva el sello de su agencia de management C4Music. Habrá que escucharlo con más calma, pero la canción que sirvió de adelanto, “Inferis”, llamó poderosamente mi atención esa tarde de repasar listas. Una canción espectacular de pop psicodélico con áspero aroma a Tame Impala, acompañada de un impresionante video lleno de esoterismo, magia negra, culto satánico y horas de ver “Eyes wide shut” de Kubrick.

Aprieta las cuerdas hasta que te duela y siente el veneno que alimenta a las hienas.

 

Anteriores Entradas antiguas