De compras (vol. 3)

family folks all the lost causes

Desde hace meses viene cristalizando en Vigo un nuevo proyecto, protagonizado por unos irreductibles de la escena viguesa, que ha acabado por materializarse en un primer disco de los que acaban orgullosos en los estantes de los mejores coleccionistas.
Me refiero a “All the lost causes” (Gazteluoeku Hotsak, 2016) de Family folks, un dúo vigués que, a fuerza de convertir las orillas de la ría de Vigo en las riberas del mismísimo Mississipi, han conseguido crear este ejercicio de estilo, lleno de una autenticidad abrumadora y, lo que es mejor aún, de magníficas canciones que se quedan en la memoria a la misma velocidad que los grandes clásicos.
Un par de conciertos previos y un último directo en el que definitivamente presentaban el disco nos convencieron de comprar esta pequeña joya, en la que pronto encontramos un montón de virtudes. Primero, un conocimiento enciclopédico de lo que quieren crear: un clasicismo de raíces norteamericanas lleno de country, folk, blues, bluegrass, rhythm’n’blues y todos aquellos ritmos que, desde la unión contranatura de blancos y negros en los campos de algodón, han servido de cuna para el nacimiento de toda la música popular del siglo XX. Segundo, un dominio eficaz de multitud de instrumentos, y, por si no fuera suficiente, un amplio catálogo de amigos y colaboradores que han enriquecido aún mas el vestido musical de las canciones. Y tercero, y más importante, diez canciones bien construidas que funcionan en el cerebro del espectador y que se pegan a él como la espuma a los remolinos.
“All the lost causes” no funciona solo para los amantes del género: asegura un buen rato de disfrute para todos los públicos. Gran disco.

Anuncios

Linda Guilala – Cosas nuevas

260x260_thumb_00015641Es una gozada recibir de nuevo noticias de Linda Guilala, tras aquella maravilla que fue “Xeristar” y el impacto, que aún continúa, de “Lo siento mucho”. Aquí en “Cosas nuevas” (adelanto de lo que será en unas semanas si nuevo disco, “Psiconáutica”) continúan las distorsiones más salvajes y la psicodelia más ruidosa, que continúan siendo dulcificadas por esa voz que se convierte en un hechizo. La potencia visual del vídeo es alucinante, un magma de visiones que emerge sin ningún tipo de contención. Me acuerdo, viéndolo, y oyéndolo, de aquellos maravillosos Crank que publicaron en los 90: vaya para ellos un abrazo en forma de cosas nuevas.

Linda Guilala – Lo siento mucho

a1259182062_2No está siendo un buen año para el pop indie español. No hay grandes grupos, no hay grandes nombres, no hay grandes discos, no hay renovación generacional… Pero de vez en cuando sale algún trallazo que te alegra las orejas y te hace pensar que no todo está perdido.

El último: “Lo siento mucho” de Linda Guilala. Un trallazo en toda regla. Un obús dirigido directamente al centro de nuestro cerebro. Un disparo certero y contundente. La mejor canción española del año.

Recuerdo aquel “Si está bien” de Los Planetas. Prácticamente son dos frases, pero tan directas y explosivas que, aún hoy, casi 20 años después de escucharlas por primera vez, aún me hacen llorar. Y aquí llegan los vigueses, y nos lanzan: “Lo siento mucho, no te quiero engañar, no va a pasar, va a dolerte siempre”. Y joder, explota la bomba atómica en nuestro cerebro. No llega a viente palabras, pero ¡cuantas historias cuentan esas veinte palabras! ¡Cuántas veces hemos sentido exactamente lo mismo! Todo ello envuelto en un hongo nuclear de ruido y distorsión, noise clásico y reconocible, guitarrazos y bases de teclado, ritmos pesados y aplastantes, y esa voz que te dice algo tan terrible con un susurro tan dulce…

Tenéis razón, chicos: va a dolerme siempre.

Linda Guilala – Verano

a1259182062_2Ya hablaremos largo y tendido sobre el Xeristar de Linda Guilala, uno de los mejores discos nacionales de lo que va de año, a pesar de contar solo con seis canciones. Pero este es el momento de hablar del video de “Verano”, uno de sus trallazos, llenos de distorsión y ruidismo, a imagen y semejanza del video del que es protagonista, lleno de efectos de difuminado, coloreado, degradado, ochenteado y noventeado, polarizado, distorsionado y verde y morado. Tras los efectos se divisa al trío, como tras la distorsión se adivina la intensa melodía y sobre todo la línea de teclado, que en mi opinión le da el punto distintivo y definitorio tanto a la canción como al disco. Y aunque tendré que preguntarles por qué no eligieron “Lo siento mucho” para el video, dejaremos que su “Verano” tenga un hueco en el nuestro.

When Nalda became punk – Indiepop or whatever

a2896516719_2Pocas veces se cuela un single en nuestra lista de discos del año, pero la ocasión lo merece. Porque ya antes de que nos llegara en formato físico, a través de los avances en su Bandcamp, ya íbamos viendo que el trabajo de 2014 de When Nalda became punk iba a ser especial.

Que When Nalda became punk son favoritos del Octopus desde sus inicios no es ningún secreto. Y ahora han redondeado su formato, confirmando el trío como su formación más resultona. Los nuevos elementos endulzan y amateurizan (aún más si cabe) la propuesta musical del grupo, a la vez que dejan más libertad a la parte rítmica para sonar mejor y más compactos. En directo y en estudio. Y si además se arropan con un músico como Bruno Múrmura para las funciones de producción, miel sobre hojuelas.

El disco, editado por Shelflife como su debut en largo, “A farewell to youth”, comienza con un trallazo twee pop con uno de los mejores estribillos que he oído nunca: “Song for Carrie Mathison”. Nalda son como la Coca cola: no ofrece nada nuevo pero joder qué rica está y qué bien te sienta. Y cuando además, como digo, aciertan con un estribillo que se te cuela en las neuronas, pues poco más hay que decir. El resto de las canciones siguen las pautas del género, y han mejorado además en cuanto a brillo y sonoridad. Pocos singles más merecerán este año un puesto en esta lista.

Los gallegos ya han editado dos videos de este disco; el de “Indiepop or whatever”, y el de la propia “Song for Carrie Mathison, que elegimos en esta ocasión por ser la mejor canción y por tener una pizca de animación, que ya sabéis que nos gusta.

Anteriores Entradas antiguas