Quilt – Roller

Quilt_-_Roller_video_News_under_the_radar

Quilt vienen desde Boston, lo que significa un plus de autenticidad cuando se habla de indie rock con aroma noventero. Y con esta canción se me vienen un montón de años noventa encima de la cabeza: Juliana Hatfield, The breeders, The folk implosion (hmmmm, ese ritmo, esa cadencia), y si ya dejamos atrás la exigencia pues hasta Boss hog o los mismísimos Garbage. Si una canción puede ser una máquina del tiempo, esta la han programado a mala leche. Y si en el video tenemos vergonzosos bailecitos, calcetines y chicas en mallas, directa a la lista de las mejores del año.

Spectral park – Nausea

MEX144 - Cover (500)

Mexican summer es uno de nuestros sellos favoritos, lo sabéis, así que seguimos con mucha atención lo que nos presentan. Y así hemos dado con Spectral park, un proyecto en solitario de un hombre orquesta, Luke Donovan, salido de Southampton.

Esta “Nausea”, presentada con un espectacular video imposible de ver sin marearse (a lo que ayuda el infernal ruido de la propia canción) es una de las canciones que aparecen en el debut de este chico, en algún lugar entre un Euros Childs pasado de ácido y la banda sonora de “It came from outer space”. A disfrutarlo.

Disco de Junio – Mood rings – VPI harmony

11183_JKT

Había pocos candidatos para el mejor disco de Junio, destacando el agradable pero ligeramente decepcionante “De lo concreto a lo general” de Doble Pletina, cuando casi al final del mes llegó un boletín del maravilloso sello Mexican summer, casa de grandes sensaciones de los últimos años como Tamaryn o Best coast. El boletín nos llevaba a una enigmática portada, con una puerta abierta por la que se cuela el agua del mar y por la que parecen escaparse sueños turbadores. Y no pudimos resistirnos a escucharlo.

“VPI harmony” es un disco igual de vaporoso y ensoñador que su portada. Encuadrado en el mismo dreampop dulce y triste que grupos como Crystal castles o Beach fossils, no usa tanto el mundo de las tinieblas como Esben & the witch sino el camino de luces y niebla que otros ilustres pioneros del género (pienso muchas veces en The cranes o Mazzy star, y no solo por culpa de la voz a lo Modern talking).

Maravillas como “Pathos y lagrimas”, “Minor slaloms” o “Promise me eternity” dan brillo a uno de los discos más bonitos del año, y dan razones a uno de los más interesantes debates de estos meses: ¿está el nuevo dreampop a la altura del original o lo supera? ¿No estaríamos flipando con estos discos si no hubieran existido MBV, Cocteau twins o Lush?