Orwell – Parcelle brillante

Desde Nancy, Francia, el grupo liderado por Jérôme Didelot presenta nuevo disco, titulado “Parcelle brillante” (Hot puma, 2020). Con un pie puesto en la costa oeste de Estados Unidos, donde se apoyan en nombres como Burt Bacharach o Left Banke (o los mismos Beach Boys, aunque mucho más difusos), y otro removiendo la nueva melódica del pop francés desde el 1995 para acá, Orwell producen una decena de canciones magníficas, enormemente disfrutables.

Sin embargo, quizá la que a mí más me gusta (y se va a la lista de canciones del 2020) es la que abre el disco, “Derivation”, un instrumental que podría acabar perfectamente en cualquier disco de Mercury rev.

Nova one – Lovable

Precioso disco este “Lovable”, segundo disco del proyecto de la norteamericana Roz Raskin que ya nos enamoró al redescubrir su “Secret princess”, de 2018.

La propuesta de Nova one gira en torno a la emoción y al lofi. Jugando en la misma liga que otras voces como Sharon van Etten o Torres, aunque con menos tirón mediático, la música de Nova one eriza la piel desde la sencilles y el llanto. Si PJ Harvey es la madrastra de la manzana, Roz Raskin es Blancanieves.

Dentro de todo el disco, la brillantez de canciones como “Feeling ugly” nos sacuden el cerebro, nos estremecen, y (de alguna extraña manera) nos reconfortan.

Clem Snide – Roger Ebert

Ya hablamos aquí del nuevo disco de Clem snide, “Forever just beyond”, un gran disco que tiene en su cima una joya maravillosa, que no podemos dejar de añadir a nuestra lista de las mejores canciones del año.

Construída con enorme delicadeza, desde sus primeros versos a su perfecto estribillo, y a pesar de su temática necrológica, “Roger Ebert” supone un minuto de paz en un año que está siendo cualquier cosa menos delicado.

Did you know
these were Roger Ebert’s dying words
Did you know
these were Roger Ebert’s dying words
It’s all an elaborate hoax
it’s all an elaborate hoax

 

Triángulo de amor bizarro – oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ

El sexto álbum de los gallegos se construye a partir de una serie de elementos: intensidad, contundencia, velocidad y, sobre todo, rabia. Una rabia infinita e incontenible que salta desde el primer guitarrazo de “Ruptura” (rabioso culmen del disco) y que encoge el estómago hasta el último acorde. Una rabia que sirve de amalgama para todas las piezas que forman el disco: punk rock industrial (como en “Calígula 2025”), dreampop acelerado y voluminizado (¿no lo es si no la enorme canción “Vigilantes del espejo”?), ochenterismo iluminado (como en “No eres tú” y su alucinante final), emoción incontenida (como en “Folia de las apariencias”)…

oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ (Mushroom pillow, 2020) despliega así su rabia y consigue a partir de ella llegar a las entrañas, consigue atraparnos y emocionarnos, consigue enfadarnos y brutalizarnos. Y queremos hacerlo más.

 

Surfer Blood – Karen

Surfer blood son un cuarteto de Florida, que este 2020 publicará su quinto disco desde su debut en 2010, “Astro coast”, en Kanine records. Curiosamente para este quinto disco vuelven a Kanine, tras su paso por Sire (filial de Warner) y Joyful noise.

La canción que presenta el disco es esta sencilla pero potente canción de power pop californiano, cuyo estribillo será difícil de olvidar en unos cuantos meses.

 

Anteriores Entradas antiguas