Los mejores discos de 2015 – Miley Cyrus and her dead petz

miley

Miley Cyrus nos ha dado infinitos grandes momentos en este 2015. Desnudos en revistas, apariciones en televisión, presentaciones de galas, multitud de fotos en su cuenta de Instagram… Pero ninguno tan agradable y creativo como la publicación de este extraño disco, “Miley Cyrus and her dead petz”.

La amistad nacida en 2013 entre Wayne Coyne de los Flaming Lips ha traído dos divertidas consecuencias: un ejército de haters, que consideran que Mr. Coyne está destrozando la dignidad y la candidez de su para siempre querida Hannah Montana, y un magnífico disco compuesto por Miley e interpretado por los Flaming en la parte musical y por Miley en la parte vocal.

Desde luego, lo que sí es cierto es que este es un disco sorprendente, que nos pilló a todos en su momento con el pie cambiado. Publicado por sorpresa y sin promoción (la propia Miley se encargó de decir en la gala de los MTV Music Awards que el disco estaba disponible en Soundcloud), editado fuera de su contrato con RCA pero con el beneplácito de la misma (que seguramente no tendría ni idea de qué hacer con él), y compuesto bajo la premisa de lo que parece una libertad absoluta. Miley Cyrus hizo lo que le dio la gana, Wayne y su banda apoyaron esa libertad y le dieron forma. Cuando un disco se construye bajo la idea del todo vale, generalmente da grandes resultados.

Nos puede gustar o no la estrategia de Mrs. Cyrus para hacerse mayor/vender el disco: salir en pelotas por donde quiera que vaya. La galería de imágenes que dejó el “Milky Milky Tour” que siguió a la publicación del disco es fantástica y exagerada. Nos puede gustar o no la estrategia de Mrs. Cyrus de intentar convencernos de que es guay: escribir como en el puto whatsapp (I forgive yiew…) y embadurnarse de gel de purpurina y de leche de burra. Podemos odiar a muerte al personaje de Hannah Montana e incluso podemos odiar a muerte a los Flaming Lips. Pero por encima de todo eso, hay un discazo enorme que recoge lo mejor de los dos mundos: la preciosa voz de Miley Cyrus y su capacidad de escribir baladas mainstream y el pop psicodélico de Flaming Lips y la desvergonzada capacidad de arriesgar que les caracteriza.

“Miley Cyrus and her dead petz” está lleno de grandes canciones. Brilla por encima de todas “Space boots”, que habría tenido hueco en el propio “The soft bulletin”, pero hay otras: el ruido bailable de “1 sun”, el baladón emocionante de “I get so scared”, la funky “Bang me box”, las colaboraciones “Tiger dreams” (con Ariel Pink) y “Slab of butter” (con Sarah Barthel), el histérico final de “Twinkle song”, que empieza como una balada Disney… Un disco irrepetible (no creo que RCA le deje repetir la maniobra) y una aventura apasionante, que como digo nos deja un 2015 lleno de buenos momentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: