800 entradas

WP_20140524_002

Bueno, pues ya no lo podía dejar pasar más. Casi 2 meses enteros sin una entrada, los temas y las canciones agolpándose en la recámara, las visitas bajando y vosotros, lectores, expectantes por recibir una nueva dosis de El Jardín de Octopus (ya, ya sé que no es cierto, pero lo bonito que sería si fuera cierto). Dos meses sin entradas que tienen una causa justificada: en esta ocasión no podía tratarse de una entrada cualquiera, porque, amigos míos, esta entrada es la número 800 de esta etapa digital del fanzine.

800 entradas. OCHOCIENTAS entradas. Se dice pronto. En 8 años escasos. Eso hace 100 entradas al año, es decir, casi 2 a la semana. Cada vez que llegamos a un número redondo como este lo comento, pero sigo sin creer que sea cierto.

Así que para celebrarlo teníamos que contaros algo especial. Y no se me ocurría nada. El repaso de los números en papel ya había acabado, así que… ¿qué usar que esté a la altura de las circunstancias? Y al final a Rosa fue a la que se le ocurrió la idea, que esperamos que os guste.

Y el asunto es que, ya que hablamos de entradas, hablemos de entradas, pero en el sentido más cercano a lo que os contamos semana tras semana aquí en el Octopus: entradas de conciertos. Así que sacamos nuestras cajas de entradas, almacenadas para el recuerdo, y nos pusimos a hacer una selección de las más curiosas en interesantes, historia de unos cuantos años de disfrutar de grupos en directo, de todo tipo y condición. Empezamos.

WP_20140524_003

Y empezamos con los festivales. No hemos sido demasiado de festivales, pero a alguno hemos ido, sobre todo aprovechándonos de nuestro maravilloso país vecino y sus grandes festivales veraniegos. Ahí en el montón podéis ver varias entradas de Paredes de Coura, del Optimus Alive, de Vilar de Mouros, se ve ahí arriba un cachito de la de Arcos de Valdevez… por otro lado hay unas cuantas pulseras del FIB, alguna incluso con pase de prensa; también algunos más cercanos como el Vigotransforma y el Lolipop de Redondela. Y una curiosidad, arriba a la derecha: las entradas de una Elefant Party hecha en la noche de los tiempos y en la que estaban Phantom Dog, Guedeon Della y Pribata Idaho. Años hace…

WP_20140524_005

Este segundo montón es el de los grupos grandes. Ahí vemos a REM, Pet shop boys, Arctic monkeys, Primal scream, Wilco, Oasis o Franz Ferdinand (todos ellos en Vigo), Elastica (en su famoso concierto en Coruña), The cure o Teenage fanclub en Santiago, Morrisey, Tindersticks y Bauhaus (en el maravilloso Coliseu de Oporto)… Por otro lado algunas cosas curiosas: Sebadoh, a los que vimos en Madrid tras un interminable viaje a través de las montalas portuguesas, Godspeed you black emperor!, en los años en los que todo el mundo quería verlos y en uno de los antros más turbios de Vigo, o a Death cab for cutie, a los que pudimos ver en la mítica sala La Iguana de Vigo antes de que se convirtieran en un enorme grupo en su país.

WP_20140524_006

Y un último montón, el de las cosas más especiales. Trembling blue stars en Coruña. Sigur ros, también en el Coliseu de Oporto. The montgolfier brothers, uno de los últimos conciertos de Sinsal a los que fuimos, éste en el museo Marco vigués. Astrud, en su mejor momento, con el “Gran fuerza”, en el Vademecwm, un conciertazo, un fiestón impresionante. Luna, Hood y Explosions in the sky en el Teatro Salesianos vigués, organizado todo también por Sinsal. Wedding present en el mismo sitio. Entre ríos, en un pequeño bar del centro en el que disfrutamos de cientos de previas de conciertos tomando cervezas. Lali puna, también en Salesianos. Low, una pasada de concierto, en el Salesianos. The posies en La Iguana, después de hacerle a Ken Stringfellow una de las mejores entrevistas del Octopus en papel. Lambchop en el Auditorio de Pontevedra, inigualables. Nadadora en el Vade, aunque los vimos unas cuantas veces. Autour de Lucie en el Vade. Super furry animals en La Iguana. Aviador Dro en El Manco, Vigo. Y Mum, también en el Salesianos y también de Sinsal, sin los que no se puede entender la escena del directo en la ciudad de Vigo en los últimos 20 años.

Aquí nos faltan algunos inolvidables. Cuando fuimos a Salamanca solamente para ver a Onion. O los que organizamos dentro de las fiestas del fanzine (Onion, Venas plutón y Crank). O algunos de los que vimos en Londres, como el de Broadcast y la maravilla de Black en el Soho. O los de Cool jerks y Del-tonos en Santiago. O Echo & the bunnymen en el Festival do Norte en Vilagarcía. O Yo la tengo en Gijón. O el pogo con Ash en el primer (y único) Santirock. O Jon Spencer blues Explosion en una playa de Gaia, al lado de Oporto. O La buena vida en el Planta Baixa de Vigo. O todos los conciertos que vi en los BAMs barceloneses, de los que no había entradas que guardar (Moonshake, por ejemplo). Tantos que son imposibles de recordar. Tantos, que son casi nuestros mejores recuerdos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: