Adiós, Coppini

F201312251237373532208811Desgraciadamente, va siendo costumbre en el Octopus el ponerse unos días de luto durante el invierno. En este final de 2013, el protagonista es Germán Coppini, fallecido el pasado día de Nochebuena, en un momento en el que planeaba volver al panorama musical poniendo su inolvidable voz al frente de un nuevo proyecto.

Pocos cantantes me han acompañado tanto a lo largo de mi vida. Pasé mis 11 años debatiéndome entre unirme a la pandilla de los macarras, cantando “Ayatola no me toques la pirola” y “Las tetas de mi novia no tienen cancer de mama”, o unirme al lado sensible entonando las “Canciones” de Duncan dhu. Descubrí a los 12 años el mundo nuevo de los videoclips con “Fiesta de los maniquíes”. Tenía 15 cuando llegó a casa el “Devocionario”, que fue junto a algunos discos originales de los Beatles y el “Disintegration” uno de los vinilos más pinchados en mi casa cuando pasaba solo las tardes de frustrada adolescencia.

Tenía 40 cuando pasé semanas reescuchando y cantando a voz en grito todas sus grabaciones, reunidas en ese doble CD que supongo que tiene todo el mundo…

Desde aquí, desde Vigo, se siente un poco más su pérdida. Golpes bajos fueron únicos, irrepetibles, cultos y barriobajeros a la vez. Y Germán construyó todo aquello. O por lo menos allí estuvo, mientras le recalentaban la cena.

“Regalos amontonados, Hansel y Gretel están llorando,
las hadas buenas ya se han marchado”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: