Recuperando el “Una semana en el motor de mi taladro” para conmemorar las… ¡500 ENTRADAS!

500 entradas. No me imaginaba que podría llegar aquí cuando el 16 de Octubre de 2006 publicamos la primera entrada de este blog. Y llegamos aquí con magnífica salud, con un montón de visitantes asiduos al que damos las gracias y un enorme abrazo y con un montón de nuevos amigos.

500 entradas en prácticamente 5 años no está nada mal. Hemos podido seguir hablando de lo que queríamos, enseñando lo que queríamos, y encontrando una respuesta al otro lado mucho mejor de la que imaginábamos. Así que, con vuestro permiso, seguiremos así.

Siguiendo nuestra costumbre, seguimos recuperando nuestros números en papel para conmemorar nuestros “cumpleentradas”. Y ya llegamos a las palabras mayores. Pues sí, en 1999, después de 6 “singles” (Arritmia EP, Mirinda EP, Gula EP, Ciencia fricción EP, Bicho EP e Isobara EP), sacábamos nuestro primer largo. Un 12 pulgadas a 33 r.p.m., en imprenta, con portada en monocolor y un diseño mejorado (no llega a lo espectacular del tercer largo, el de “La salud”, pero está bien chulo). Con el bricolaje como excusa argumental, hablábamos de Divine comedy, Superchunk, Splat, Toxic, los grupos de la escena de Louisville, Spiritualized, Belle & Sebastian, Le Mans, Inspiral carpets, Ian Dury, entrevistamos a Manta Ray, ¡a Morphine!, a Alias galor y a Sexy Sadie, e incluimos nuestras frikadas habituales, como un artículo dedicado a los mocos y a esas bolitas que nos gusta formar con ellos.

En la sección de discos hablabamos de enormes discos de 1998 y 1999, como el “The boy with the arab strap”, el “Mutations”, el “An anti collection for all ages” de Anti, el “Electro-shock blues” de Eels, el “The jazz age” de Jack, el “without you I’m nothing”, el “Is this desire?” o el último que sacó Sebadoh. Me gustaría poneros aquí una de las reseñas, creo que especialmente bien conseguida:

Edwyn Collins “I’m not following you” (Setanta, 1998).
No sé por qué tengo la impresión de que este tipo es uno de esos músicos de culto, un clásico de los 90 desconocido, y de que un pequeño grupo de iluminados reescucha una y otra vez sus discos como forma de vida. Yo, por mi parte, me conformo con disfrutar de este magnífico disco, que de puro ecléctico se podría definir como un libro de texto sobre pop atemporal. Lleno de suavidad y elegancia, de ritmos bonitos y de sentido del humor, es un disco multiusos, que tanto vale para follar, para relajarse una tarde de verano o para vestirse el día de Fin de Año. Destaco “It’s a steal”, de melodía insinuante, la divertida “The magic paper”, la autoexplicativa “Seventies night”, la ruidosa “Adidas world”, la extraña “I’m not following you”, la rabiosa “Downer” o “For the rest of my life”, cálida y amorosa, la canción perfecta para empezar el mejor día de tu vida. Como si fuera un Beck elegante, un Zappa comercial, un Travolta serio o un Bowie divertido, Edwyn Collins es un inclasificable más.

En fin, un número que iniciaba una etapa nueva del fancine.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Angel Pop
    Sep 21, 2011 @ 17:49:19

    Hola Xurxo!! No se si te acordarás de mi. Un saludo desde Murcia. Angel Pop (ex-Vacaciones, Popstal…)

    Responder

  2. xurxob
    Sep 22, 2011 @ 07:45:50

    ¡Hola, Ángel! Claro que nos acordamos, ya te ví también en el Facebook. Escríbenos y cuéntanos qué tal te va octopus@eljardindeoctopus.es

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: