Recuperando el Ciencia Fricción EP

A finales de 1996 sacábamos a la calle nuestro número, titulado “Ciencia fricción EP”, creo que de los mejores en cuanto a diseño y maquetación y de los más dispersos en cuanto a contenido (debíamos estar en órbita).

“Supongo que si todo el mundo fuera músico de rock, yo trabajaría en una oficina y me reiría de ellos”. Esta frase atribuida a Keith Moon servía de pie de página entre contenidos como una entrevista a Korosi Dansas, artículos sobre Rebelde Rojito, Velvet Undeground, Dylan, Violent Femmes, pop sueco, Gene, soul negroide y uno de los artículos más recordados, el de los nombres.

Ahora que Domino va a reeditar el Bakesale de Sebadoh, recuperamos aquí la crítica del disco que le siguió, “Harmacy”, en 1996:

“Emoción y electricidad. Sebadoh ya no es un grupo hecho de amateurismo y escasa ambición. ‘Bakesale’, un disco que no se me va de la cabeza -Nota: es curioso, 14 años después aún no se me ha ido de la cabeza-, reunía ya canciones que hablaban de otra cosa. Emoción y electricidad: el sonido crudo de las guitarras de Jason Lowenstein y Lou Barlow apoyaba una creación capaz de emocionarte, capaz de romper tu corazón en dos minutos.
‘Harmacy’ es un paso más en la misma dirección. Porque ya no solo hay una mente dentro del grupo, sino que Sebadoh funciona ya como una trinidad, repartiéndose composiciones, cambiándose instrumentos, turnándose en la tarea de llevar cada canción a la memoria de tus emociones. Ganando también en variedad, donde caben ya la melancolía de Barlow (‘On fire’, desgarradora, ‘Willing to wait’, preciósamente clásica, o ‘Perfect way’), la efectividad rabiosa de Lowenstein (las impresionantes ‘Princess’ y ‘Mindreader’, o ‘Worst thing’, rompiéndose la garganta) que le hacen llegar incluso al ‘core’ más duro (‘Crystal gipsy’ o ‘I love to fight’). Y a pesar de los momentos para la esperanza (‘Ocean’), todo explota en Sebadoh cuando se mezclan, en el mismo aire, de nuevo, la emoción y la electricidad, y salen gotas como ‘Beauty of the ride’ o ‘Too pure’; Lou Barlow no concede paz: tu corazón acaba viajando nota a nota, sin parar. Este disco tampoco se me va de la cabeza”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: