El poder de la música, vol.I

A veces me asusta la manera (y la velocidad) en que determinados resortes externos mueven en nuestro cerebro recuerdos, letras y melodías. La música funciona así de catalizador de conexiones neuronales, y lo que aparentemente es una chispa insignificante nos trae a la cabeza canciones enteras que cantamos de cabo a rabo, sin equivocarnos, años después de haberlas escuchado por última vez.

La última vez me pasó con Los Valendas. En una décima de segundo vi un letrero en la tele de un episodio de algo titulado “Jellyfishes party” o algo parecido. ¡Y Zas! Allí tenía la melodía del “Summer of the jellyfishes” de Los Valendas. Terrorífico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: