Desempolvando singles vol.8

Allá vamos, más y más singles (y lo que queda…). Esta es la última escuchada del año:

Sult! – Before the rain (Elefant, 1995). Antes del Viaje a los Sueños Polares, Joako Ezpeleta amplió el entonces incipiente catálogo de Elefant demostrando su amor por el brumoso indie británico de finales de los 80. ¡Qué le vamos a hacer!

Winterbrief – s/t (Elefant, 2001). En las postrimerías del Club del Single, y en los inicios del electroclash gamberro que llenó las pistas de baile indies de principios de la década.

– Denver – World of pages (Elefant, 1995). Lo curioso es que este disco no formó parte de la primera entrega del Club del Single, si no que fue uno de St. Christopher, que es el que recibí yo. Luego éste se agotó, y a los que querían recuperar la primera entrega del Club les metían este de Denver. Se volvió a agotar, posiblemente, y en la última versión se metía otro de St. Christopher. Bueno, sea como sea, pues no merece demasiado la pena, prefiero el de St. Christopher que se metió en un principio.

Wilfried* – Central Park (Chlorophylle/Suut, 1999). Solista pirado del estilo de Don Nino (comparte publicaciones en Prohibited Records), Gruff Rhys o Jens Lekman. Dos bonitas canciones en un vinilo verde clorofila.

Superchunk – Hyper enough (Merge, 1995). No sé si he dicho ya que es uno de mis grupos preferidos, pero nunca es tarde para decirlo. La cara B de este single tiene un par de canciones al estilo Lush que me encantan.

The Windmills – Three sixty degrees (Matinee, 1999). Encantador grupo de Essex, muy representativo de la onda Matinee/Sarah/C86, y con un temazo en la cara A, ese “Three sixty degrees” a la altura de clásicos como The Go-betweens o The field mice.

– Webelos – Fetichisme (Easybaby, ?). Picture disc horrible (ya sé quién me vendió esto, coño!!), con canciones punk al estilo de los primeros Pegamoides o de los Ramones.

Tarwater/Yuppie flu – Unhip 1 (Unhip, 2001). Split de un sello italiano, lo compré obviamente por Tarwater, en aquel momento estaba enamorado de aquel “Not the wheel” de los alemanes. Electrónica preciosista y delicada.

Y para terminar, no quiero dejar de comentar que completé la sesión recuperando mi vinilo del “101” de Depeche mode, cuyo resultado comprobareis dentro de pocos días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: