Desempolvando singles vol.4

Sigo escuchando y ordenando mis singles, poco a poco, a buenos ratos:

Saltine – Find yourself alone (Houston Party, 1999). Proyecto en solitario de Ken Stringfellow de los Posies, en la época en la que empezó a tocar en directo con R.E.M. y un poco más tarde de habernos concedido una entrevista al Jardín, uno de nuestros mayores hitos. Pop de guitarras del bueno, con las mismas referencias que Teenage Fanclub, por ejemplo. Y eso es grande.

Satellites/El diablo en el ojo – Planet crashes/Sábado noche (Primeros pasitos, 2000). Una de las primeras referencias del sello, con un split entre sus más futuribles estrellas. Edición limitada a 500 ejemplares en vinilo morado, y dos canciones en la órbita de Tindersticks, incluso la de Satellites, que iban por otro lado.

Scott 4 – Catastrophe (svenska) (V2, 1999). Un grupo rarito aún publicando en V2, que conocí bien gracias a un coleguilla inglés que me mandaba sus discos grabados. Esta canción, “Catastrophe”, fue uno de mis hits durante un tiempo en mis pinchadas, pero acabó aburriéndome. Para poner con Beck, Eels, o Folk Implosion, por ejemplo. Este single es transparente y con la funda también transparente, y ahora mismo se escucha FATAL.

Sebadoh – Flame (Subpop, 1999). El momento en que más cerca estuvieron de ser famosos, aunque ni con promoción lo consiguienon ser demasiado. Lo compramos cuando fuimos a verlos a Madrid.

The secret goldfish – Somewhere in China (Elefant, 1998). En la página de Elefant los describe como el “perfecto relevo para la última generación del indie-pop”. No tengo noticias de que llegaran a serlo, pero en este single nos dan un par de canciones preciosas que tienen un hueco en cualquier recopilatorio de C86 del mundo. Club del Single, vinilo rosa.

She*riff – Le’soll (Elefant, 1997). Otro experimento del club del single (vinilo morado y bonita funda de cartón), con Borja de Eliminator Jr. y Natalia de Nosoträsh, una de las parejas del indie patrio, haciendo aquí una bonita e interesante prueba de acercamiento a Portishead. La escena de Gijón siempre tan imaginativa y sorprendente, y no es ironía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: